Movimiento vecinal

El juez impone alejamiento al okupa violento de la barriada Villegas

  • Por la gravedad de las denuncias y la necesidad de proteger a la víctima

Sonia y sus testigos esperan para entrar a juicio Sonia y sus testigos esperan para entrar a juicio

Sonia y sus testigos esperan para entrar a juicio

El juez de instrucción 7 de Sevilla ha dictado una orden de alejamiento para el okupa que ha sido denunciado por sus vecinos de la barriada Villegas por tener un criadero ilegal de perros en el patio comunitario y por amenazarles de muerte, incluso a niños menores de edad.

El juez de instrucción 7 basa su decisión en “la gravedad de los hechos y por los propios fundamentos del informe emitido por el Ministerio Fiscal”. Impone a Ismael F.R. la prohibición de acercarse a menos de 300 metros de su vecina Sonia A.M. y comunicar con ella por cualquier medio. También pide a la Policía que notifique el auto al denunciado y “vigile el cumplimiento de la orden”.

Ismael tiene pendientes numerosos juicios por denuncias de sus vecinos, a los que amenaza con un machete de grandes dimensiones. El vecindario se movilizó en abril pasado porque, además de okupar un piso, había instalado en el patio comunitario un criadero de perros y una piscina que llenaba con agua de la comunidad.

La protesta está encabezada por Sonia A.M., una joven que prepara oposiciones a la Policía Nacional. Este mismo miércoles, el juzgado de instrucción 20 aplazó otro juicio contra Ismael, denunciado por intentar atropellar a Sonia cuando caminaba por la calle. La denunciante y sus dos testigos acudieron al juzgado pero la vista se suspendió porque el denunciado no recoge nunca las comunicaciones oficiales que le llegan, según mantienen los afectados.

Los hechos que han dado lugar a la orden de alejamiento ocurrieron este pasado lunes, cuando Sonia recibió amenazas de muerte por teléfono. Entonces se encontraba pasando la ITV de su vehículo y, al recibir la llamada, se cayó al suelo y fue trasladada inconsciente al ambulatorio de Coria del Rio, donde le diagnosticaron una crisis de ansiedad e hipertensión.

En su denuncia, afirma que el okupa lleva viviendo ilegalmente en un piso de su bloque desde hace dos años y que “vende” por 400 euros otras viviendas susceptibles de okupar.

A raíz de que ella interviniese en la agresión de un perro del denunciado, Ismael “no ha parado de amenazarla, incluso ha intentado agredirla con un machete, le ha echado a cinco perros que tiene, le ha pinchado las ruedas, ha subido a su piso,  le ha aporreado la puerta y le ha intentado atropellar con el coche”, afirma.

Al estar opositando, las amenazas de muerte que recibe “le crean una tensión nerviosa tremenda y vive en un estado de pánico constante” según la denuncia que motivó la orden de alejamiento.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios