Pablo Sánchez

La importancia de la negociación y los acuerdos

La séptima acepción del término “política” en el diccionario de la RAE lo define como “Arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los estados”. Las siguientes acepciones, octava y novena, hacen referencia a la actividad de regir los asuntos públicos y a la actividad ciudadana para intervenir en dicha actividad mediante su opinión y el ejercicio del voto.

Poco se nombra de la capacidad para llegar a acuerdos, ceder posiciones en pos del bien común o de la necesidad de mostrarse sosegado en el ejercicio de un cargo público. Lo de los últimos años en la política española es no sólo vergonzoso, sino deplorable, funesto y con un más que sospechoso tufillo a huevo podrido.

Lo último, no importa de quién sea la culpa, es la falta de respeto a los contrincantes políticos, a la Presidencia del Parlamento y hasta a la legalidad del ejercicio público a través de los pactos recogidos en los estatutos constitucionales. En fin, que no se trata de que vayamos de mal en peor, sino de dar al templo de la negociación y los acuerdos el puesto que le han afanado: el de la voz del pueblo, el respeto de las opiniones y, sobre todo, el del tan añorado sentido común. 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios