Betis Júnior, la segunda gran venta

  • El Betis alcanza un acuerdo con el Barcelona, que pagará 18+7 millones de euros por el 80% de los derechos

  • Camarasa, cerca de salir al Crystal Palace

  • Júnior, a la espera del sí del Betis

Júnior, antes de un viaje con el equipo verdiblanco. Júnior, antes de un viaje con el equipo verdiblanco.

Júnior, antes de un viaje con el equipo verdiblanco. / Antonio Pizarro

El Betis ha acelerado esta semana la operación salida, con Júnior Firpo y Víctor Camarasa como protagonistas, a la espera de lo que suceda con Lo Celso. El acuerdo entre el club verdiblanco y el Barcelona quedó ayer ultimado para el traspaso del lateral zurdo, petición expresa de Ernesto Valverde, mientras que también se acercaron posturas con el Crystal Palace por el centrocampista valenciano.

Tras semanas de negociaciones y de mensajes cruzados, Júnior puso rumbo ayer hacia la Ciudad Condal, donde debe pasar el reconocimiento médico previo a la firma de su fichaje por el Barcelona e incorporarse de inmediato a la gira por Estados Unidos que los azulgrana inician mañana. Si los verdiblancos solicitaban un mínimo de 25 millones de euros y el Barcelona no quería alcanzar los 20, la solución final quedó en un traspaso cifrado en 18 millones de euros más otros siete por el 80% de los derechos de Júnior, lo que incluso permitiría que el Betis pudiera ingresar 30 millones en el caso de cumplirse todas las premisas favorables para los verdiblancos.

La venta de Júnior con destino a la Ciudad Condal era ya un secreto a voces en los últimos días y sólo se estaba a la espera de que los clubes alcanzasen un acuerdo satisfactorio para todas las partes. El hispano-dominicano ya tenía su contrato pactado con la entidad azulgrana para convertirse en la competencia de Jordi Alba, el lateral titular de Valverde. Finalmente, y como era deseo del Betis, en la operación no entraron jugadores, pese a que entre los clubes sí han aparecido en las conversaciones los nombres de Juan Miranda y Abel Ruiz.

El traspaso de Júnior es la segunda gran operación del verano verdiblanco, tras la venta de Pau López a la Roma, que dejó 23,5 millones de euros en las arcas de la entidad heliopolitana. Además, la plusvalía en ambos casos es casi completa, ya que el lateral tiene un coste cero al tratarse de un canterano, mientras que el meta llegó al Betis con la carta de libertad, aunque sí se abonase una prima de fichaje.

La millonaria venta de Júnior también refleja la importancia de la cantera bética. En los tres últimos años, el club ha ingresado casi 70 millones de euros con los traspasos de Dani Ceballos al Real Madrid (16,5 millones), Fabián al Nápoles (30, aunque un porcentaje fue para los agentes) y ahora el que está a punto de confirmarse con Júnior y el Barcelona (18+7).

Si la venta de Ceballos permitió que el Betis iniciase una transformación en su plantilla tras la llegada de Lorenzo Serra Ferrer, con la de Fabián se dio un paso adelante con incorporaciones como la de William Carvalho o Lo Celso. Ahora con la de Júnior, los verdiblancos obtendrán la liquidez necesaria para seguir con la hoja de ruta marcada en la planificación, que pasa por la contratación de un delantero y también de otro lateral izquierdo que cubra el adiós del hispano-dominicano.

Borja Iglesias celebra un gol con el Espanyol. Borja Iglesias celebra un gol con el Espanyol.

Borja Iglesias celebra un gol con el Espanyol. / Alejandro García / Efe

Para el ataque, Borja Iglesias es el gran deseado, aunque la inamovible postura del Espanyol al solicitar los 28 millones de euros de la cláusula de rescisión ha ido retrasando su llegada. El entorno del futbolista, pese a todo, mantiene una fluida comunicación con el Betis, a la espera de que reactive la operación. En cualquier caso, los verdiblancos también han sondeado a Jaime Mata, el goleador del Getafe, que tendría un precio de salida más asequible.

Para el lateral izquierdo, los técnicos manejan varias alternativas y entre las mismas continúa Álex Moreno. La llegada de Alfonso Pedraza bloqueó la negociación abierta con el Rayo, que también se había mostrado inflexible al solicitar 10 millones de euros, una cantidad a la que el Betis no pretendía alcanzar. La salida de Júnior vuelve a activar esta negociación e incluso los verdiblancos han planteado en las últimas horas la posibilidad de una cesión con obligación de compra que sí alcanzaría ese precio fijado por los vallecanos, aunque el Rayo prefiere un traspaso en este mismo verano.

En unas condiciones similares se ha producido la negociación entre el Betis y el Crystal Palace por Camarasa. El equipo inglés, que comenzó solicitando una cesión pura por el valenciano, ha ido elevando su propuesta y las posturas quedaron muy cercanas al acordar una cesión con obligación de compra el próximo año, siempre y cuando se den unos requisitos deportivos tanto del conjunto londinense –permanencia en la Premier– como del jugador. El precio de la operación sería 1,5 millones de euros por la cesión y 13,5 por la obligación de compra, aunque al Levante le corresponde un 20% que todavía mantenía por Camarasa y que finalmente no entró en la operación realizada con el Betis por Sergio León.

Con la gran venta de Júnior al Barcelona, que debe finiquitarse entre hoy y mañana, el Betis mantiene su política de los últimos años de vender para continuar invirtiendo, lo que ha puesto a la entidad heliopolitana en el escaparate del mercado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios