"El sevillano lleva en su ADN cómo debe comportarse en la Semana Santa"

Francisco Toscano

El subdelegado del Gobierno en Sevilla repasa sus primeros días en el cargo, en el que ha hecho frente a las movilizaciones del campo y a la polémica por el cierre de la Plaza de España

"El plan de Semana Santa está muy engrasado, pero siempre se puede mejorar a la hora de detectar puntos críticos"

"Garantizar la seguridad al 100% es imposible, pero sí se puede trabajar en la prevención y en la investigación", dice sobre robos en viviendas como el sufrido por María del Monte

This browser does not support the video element.

El subdelegado del Gobierno en Sevilla, Francisco Toscano, sobre la Plaza de España. / José Ángel García

-¿Cómo afronta su llegada a un cargo que hereda precisamente de su padre?

-Son dos preguntas. En cuanto a la llegada al cargo, la afronto con mucha ilusión, con muchas ganas y con mucho interés por esforzarme. Soy una persona de naturaleza curiosa y esto supone cubrir espacios y funciones nuevas, aunque evidentemente tiene una enorme responsabilidad.

-¿Y el relevo?

-Ya lo he explicado en varias ocasiones. Hay un hecho irrefutable, que es que soy hijo de quien soy y que pertenezco a la familia a la que pertenezco. A partir de ahí, yo no puedo entrar en las conclusiones o las valoraciones que cada uno quiera hacer. Eso lo que hace es estimularme para tratar de hacer mejor mi trabajo, y aspiro a que se me valore por lo que digo y por lo que hago, y no por el nombre que llevo.

-Pregunta obligada estos días es precisamente sobre el edificio en el que estamos, la Plaza de España y el cierre propuesto por el alcalde, con el que se reunió el martes, ¿siguen las posturas igual de encontradas?

-Alguno de ustedes ya estuvo en mi presentación, donde dejé claro que me gusta trabajar con el diálogo. Nos tenemos que acostumbrar a que se dialogue y se discrepe profundamente, pero podamos hacerlo en un marco de lealtad institucional. El alcalde me pidió una cita y yo se la di, me trasladó una serie de temas que le inquietaban y a mí también. Fue una reunión muy sincera por mi parte. En el caso concreto de la Plaza de España, le expresé que el Gobierno va a mantener abierto el edificio, que es de su competencia, y tratará de que no se cierre la plaza.

-¿Pero el alcalde le ofreció alguna alternativa?

Eso le corresponde a él decirlo públicamente. Yo le insistí en que nosotros no vemos el cierre. Es más, defendemos que los espacios no deben ir cerrándose, sino abriéndose. Evidentemente tratamos otras cuestiones que él mismo puso sobre la mesa y ya ha dicho que son compatibles con el cobro, como la tasa turística, por ejemplo.

This browser does not support the video element.

El subdelegado del Gobierno, Francisco Toscano, sobre la Semana Santa de Sevilla. / José Ángel García

-Se trató también de la falta de policías nacionales, ¿cómo está ese asunto?

-En este tema voy a intentar que no me encuentren. La seguridad es un tema tan delicado, tan sensible y tan importante para la ciudadanía que yo no voy a entrar a discrepar sino a cooperar, colaborar y tener muchísima coordinación. Si no hay seguridad no se pueden ejercer los derechos y libertades. Dicho esto, le expliqué al alcalde que el compromiso del Gobierno en esta materia es indudable. Y lo es no porque lo dicen los datos, no porque lo diga yo. Desde el año 2018, el número de efectivos del Cuerpo Nacional de Policía se ha incrementado en un 7,5%. Y la intención es que siga creciendo.

-La criminalidad está subiendo en los últimos años, ¿qué valoración hace?

-Los datos nos dicen que, si eliminamos los ciberdelitos (que no se reflejaban en la serie histórica y ahora sí) estamos en los números aproximados de la prepandemia. Teniendo en cuenta los volúmenes de población y actividades que se celebran en esta ciudad, que han crecido exponencialmente desde la pandemia, ocurre que estos datos son similares a los de cualquier otra ciudad con una población parecida a la de Sevilla.

-Parece que hay una gran preocupación por los robos en viviendas, sobre todo después de conocer algunos tan mediáticos ocurridos en el Aljarafe, como los de Sergio Ramos y María del Monte, ¿no es así?

-Garantizar la seguridad al 100% es imposible. Nadie puede hacerlo. Pero sí podemos hacer dos cosas. Una de ellas es trabajar en la prevención. Prueba de ello es que se evitan a diario muchos hechos delictivos. Y la segunda es, cuando suceden, tener una capacidad de respuesta ágil e inmediata, y poner después a los autores a disposición judicial. En el caso concreto del Aljarafe, uno de los robos que usted cita ya está completamente esclarecido. Es un hecho que se puso en investigación de manera inmediata, si bien lo que ocurrió fue que se descubrió que podía haber más de lo que parecía en un principio.

-De hecho, el atestado que hizo la Guardia Civil sobre el robo en la casa de María del Monte es muy exhaustivo...

-Voy a intentar no cansarme de darle las gracias a la Policía Nacional y a la Guardia Civil. Recibo los reportes de todas las actuaciones que se desarrollan en esta provincia y es algo increíble. En mi vida profesional no había tenido hasta ahora un gran vínculo con las Fuerzas de Seguridad del Estado y estoy muy sorprendido con la capacidad operativa que tienen. En ese caso concreto, han sido meses de intervenciones, de actuaciones operativas, de coordinación y de fundamentarlo para que cuando lleguen a los tribunales, éstos tomen las decisiones que todos queremos que tomen.

-Otra discrepancia con el alcalde fue sobre la ley seca en la Madrugada, pero al final se impuso el criterio técnico de la Policía Nacional, ¿qué espera del plan de Semana Santa?

-Espero que discurra con normalidad, que todas las hermandades puedan salir a la calle, que haya una ausencia de incidentes, y que si se tiene que producir alguno, que sea lo menor posible. Para eso están preparados el dispositivo y para eso fue la junta local de seguridad, que celebramos el 29 de febrero para coordinar las actuaciones. El camino lo tenemos claro tanto el Ayuntamiento como la Subdelegación del Gobierno, la Policía, el Consejo de Cofradías y cada una de las hermandades.

-Este plan lleva ya muchos años y da la sensación de que está bastante engrasado, ¿lo que funciona es mejor no tocarlo?

-Está bastante engrasado, pero aún así, como yo era nuevo y el alcalde también, le pedí a él que adelantara la junta local de seguridad. Lo hice tanto por carta como de manera telefónica, pues convocarla es potestad suya. Él tuvo a bien adelantarla, porque si no la junta local de seguridad se habría celebrado esta semana. Efectivamente, el dispositivo está muy bien engrasado, pero siempre puede haber mejoras, como la detección de puntos críticos. Siempre se puede hacer un poquito mejor, y de manera más cómoda para las hermandades.

-¿La Madrugada es la jornada más crítica?

-El riesgo, evidentemente, está no sólo en la Madrugada, sino siempre que hay una acumulación importante de personas con dificultad de movilidad, porque están concentradas en un espacio muy concreto como es el centro de la ciudad. Además, hay espacios por los que no se puede pasar por la propia configuración de la Semana Santa, como la Carrera Oficial y demás, y eso puede generar dificultades. Hay que apelar también a la responsabilidad ciudadana, tener paciencia, ser conscientes de esas aglomeraciones de personas. El sevillano casi que lleva en el ADN cómo se tiene que comportar en la Semana Santa. Yo confío en que, entre todos, seamos capaces de que se desarrolle lo mejor posible.

-Pasemos al capítulo de las inversiones del Estado en la provincia de Sevilla, ¿nos puede hacer un balance?

De esto, si me dejan, puedo hablar mucho. Quiero poner en valor inversiones importantes y otras que a lo mejor no lo son tanto en cantidad pero sí que cambian los pueblos de la provincia. Por ir a lo más reciente, el número de usuarios del aeropuerto ha crecido un 20% en un año, si comparamos el mes de febrero de 2024 con el de 2023. Eso no es casual, ha habido una inversión del Estado de más de 80 millones para reformar el aeropuerto. A veces nos centramos en alguna infraestructura concreta, pero el Gobierno trata de estar en todas. Y hay infraestructuras muy pequeñas, de 1,5 ó 2 millones de euros, pero que cambian la fisonomía de un pueblo, como ocurre con la travesía de El Cuervo.

-Uno de los proyectos más polémicos es el puente de la SE-40, que si túnel, que si puente...

-El puente es puente, y eso es lo primero que hay que dejar claro, que ya se ha tomado una decisión que era la que había tomar por cuestiones ambientales y técnicas. A partir de ahí eso ya hay una velocidad de crucero. El 1 de enero, con lo que esa fecha supone para una administración pública, se aprobó la declaración de impacto ambiental. Se trabaja ahora mismo en la documentación para la redacción del proyecto y luego su ejecución. Es una infraestructura de una cuantía económica importante pero sobre todo de una gran complejidad técnica. Y además yo defiendo el puente, porque tiene ventajas desde el punto de visto ambiental y capacidad de permitir espacios que no permite el túnel, como el uso de carriles bici o caminos peatonales.

-¿Qué pasa con la red de Metro, que tienen ustedes ese tira y afloja entre la Junta y el Estado?

-Ese planteamiento, no porque lo haga usted sino porque lo hace la Junta de Andalucía, es un poco tramposo. El Metro es competencia de la Junta de Andalucía, que es la que tiene que impulsarlo y financiarlo. Ahora bien, lo que tienen claro todos los sevillanos y las sevillanas es que la línea 3 del Metro está en ejecución y la línea 2 está en estudio porque el Gobierno de España ha puesto 650 millones de euros. Esa es la realidad. Otra cosa es que la Junta esté intentando colocar al Estado en esa posición. Aprovecho y le pido a la Junta que el Metro tenga un carácter metropolitano, para que su utilidad sea real.

-El río Guadalquivir es una vía principal de entrada de droga, ¿hay algún refuerzo previsto en la zona?

-Hay una cuestión importante y fundamental en este tema. Se ha renovado el plan Campo de Gibraltar, que a pesar de llamarse así debería llamarse Plan Andaluz, pues estamos incluidas en ellas todas las provincias andaluzas salvo Córdoba y Jaén, que no son costeras. Sevilla está incluida en ese plan. Otro elemento importante son las labores de coordinación y planificación están por encima de los niveles provinciales. No es una materia que se lleve desde la comandancia de Sevilla, aunque ésta puede tener voz y voto. Cualquier presión en una zona provoca escapes por otras, por eso es necesario tener los dispositivos coordinados para que no haya fugas.

-Una queja común de los aficionados al fútbol es que no pueden acompañar a sus equipos desde el hotel al estadio, ¿no se puede aflojar un poco aquí?

-Esto nace de una solicitud que hace la Comisión Especial Antiviolencia, tanto a los clubes como a la ciudad. Respeto lo que en cada provincia se haga. En Sevilla digo que la seguridad, no sólo de los equipos de fútbol sino de todo aquel que acuda a un estadio, es fundamental. Y hemos tenido episodios de bengalas, de riesgos reales de que corran peligro las vidas de niños que se han atravesado delante de los autobuses, y por eso se toman medidas. Estamos trabajando con los clubes en esto para que puedan tener ese aliento de la afición, pero siempre con seguridad. Comprendo la inquietud, pero apostamos por unas medidas de seguridad siempre con la valoración técnica que hace el Cuerpo Nacional de Policía. Si la Policía dice que hay que hacerlo así, el subdelegado no tiene nada que decir.

-Su debut en el cargo ha sido con las manifestaciones de los tractoristas, que ahora parece que están mucho más tranquilos, ¿cómo se ha solucionado esto?

-Con diálogo, que para mí es una palabra importante. Más allá de ello, el mensaje que quiero trasladar a los agricultores es la comprensión en cuanto a sus reclamaciones por parte de la sociedad y del Gobierno, que trabaja para darles respuesta. En cuanto a las movilizaciones, es importante que todos asumamos que nuestro marco constitucional es tan rico que nos permite ejercer nuestros derechos, pero nos lo permite con el cumplimiento de una serie de requisitios, es decir, que lo hagamos ordenadamente. Podemos manifestarnos y protestar, pero ningún derecho es absoluto. El derecho a la manifestación colisiona con el de la movilidad y la libre circulación de personas.

6 Comentarios
Ver los Comentarios

También te puede interesar

Lo último