Huelga General 14-N

Paro por unas horas

  • El seguimiento de la huelga fue alto en la industria y minoritario en el comercio · Apenas se produjeron incidencias, salvo varios sabotajes en la Universidad.

Comentarios 52

La novena huelga general de la democracia sólo fue cuestión de horas en Sevilla. La jornada de paro convocada por UGT y CCOO contra los recortes del Ejecutivo de Rajoy logró en la ciudad hispalense un alto seguimiento durante el turno de noche en el sector de la industria y la distribución, mientras que los pequeños y medianos comercios sólo lo secundaron durante las primeras horas de la mañana, aunque las grandes firmas, como El Corte Inglés, abrieron sus puertas a la hora acostumbrada pese a la presencia de piquetes informativos.

Las incidencias más destacadas se produjeron en la Universidad de Sevilla, donde se suspendieron tres exámenes de Ingeniería al producirse un sabotaje en los suministros de luz y agua de dicha facultad. Algunas sedes institucionales, como la de formación de la Confederación Empresarial Sevillana (CES) y Gaesco amanecieron con pintadas y cerraduras rotas.

Una huelga asimétrica. El paro de ayer se vivió de forma desigual en Sevilla dependiendo del sector  y la hora. Si bien por la noche la actuación de los piquetes impidió que salieran camiones del mercado central de abastos (Mercasevilla) y la distribución en los polígonos, conforme avanzaba el día esta presión disminuyó y el comercio, tras esquivar la acción de los manifestantes durante las horas centrales de la mañana, pudo seguir con su negocio. La CES puntualizó que en algunas fábricas se paralizó la actividad previo acuerdos con los empresarios para sustituir la jornada de ayer por otra de trabajo.

De nuevo, la puerta principal de El Corte Inglés en la Plaza del Duque volvió a ser punto de encuentro de un piquete conformado principalmente por sindicalistas de CCOO. Esta vez el número de participantes era menor que en la huelga del 29-M. A ellos se unió un nutrido grupo de miembros de la CGT que optaron por desplazarse hacia la entrada lateral de esta superficie en la Plaza de la Concordia. Finalmente, un piquete informativo conformado por unas seis personas accedió al interior del gran establecimiento cerca de las 10:30. Un cuarto de hora después salían con expresión victoriosa tras repartir pasquines contra las medidas gubernamentales. Antes de las 11:00 la concentración se disolvía no sin antes haber increpado a los clientes que accedieron por la puerta principal -podía hacerse sin problema por la de Alfonso XII-, alguno de los cuales realizó un corte de mangas a los sindicalistas.

La comitiva, en la que se desplegaba una extensa bandera republicana portada por seis manifestantes, discurrió desde la Campana hasta la Plaza Nueva, donde se unió a otra marcha. A su paso entraron en todos los establecimientos que a esa hora estaban abiertos. Algunos, como la tienda Mango en Velázquez echó el cierre tras la visita del piquete, que informó a unos turistas extranjeros de la "impertinencia" de su compra en aquel momento. En otra tienda de la misma cadena un colectivo denominado "setas feministas" obstaculizaba la entrada con gritos como "¡hasta los ovarios de contratos precarios!". A esa hora muchas tiendas mantenían actividad en su interior aunque con las persianas echadas. Una de las pocas que se resistió a cerrar tras la visita de los piquetes fue el establecimiento de General Óptica en Tetuán, cuyo escaparate quedó repleto de pegatinas con calificativos de "esquirol".

La federación de comerciantes de Sevilla (Aprocom) estima que el seguimiento de la huelga en el sector sólo fue del 15%, porcentaje que disminuyó conforme avanzaba la jornada, ya que por las tardes eran pocas tiendas las que permanecían cerradas. La CES precisó que en el centro el 90% de los comercios permanecían abiertos, porcentaje que llegaba al 100% en el caso del distrito Macarena, al 97% en Los Remedios y al 95% en Nervión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios