Sevilla

"No soy una mala madre; ¿qué he hecho?, ¿qué culpa tengo?"

  • El juez envía a prisión al padre del bebé en estado crítico y deja libre a la madre

La madre del bebé maltratado sale de los juzgados. La madre del bebé maltratado sale de los juzgados.

La madre del bebé maltratado sale de los juzgados. / Víctor Rodríguez

Comentarios 5

La madre del bebé que se encuentra en estado crítico en el Hospital Virgen Macarena con el síndrome del niño sacudido salió del juzgado de Guardia unos minutos antes de las once de la noche. Casi catorce horas después de que llegara, en compañía de su pareja y padre del niño, en un furgón de la Policía Nacional a primera hora de la mañana. Lo primero que se encontró al salir fue a un fotógrafo de prensa, contra el que reaccionó airada. Unos amigos y familiares que se habían pasado toda la tarde en la puerta del juzgado la calmaron. La mujer, de 19 años, se vino abajo. Chilló, lloró, dijo que si su hijo moría ella se quitaría la vida, se sentó en el suelo, se levantó y se fue corriendo hacia la parada del tranvía. Allí se volvió a sentar y allí la intentaron consolar sus allegados, que la informaron del estado de salud del bebé.

"Tu hijo está muy grave en el hospital, pero está evolucionando bien. Es un niño fuerte. Estamos allí todo el día". La chica asimilaba la información. Se echaba las manos a la cabeza y se lamentaba. "Ustedes sabéis que yo no soy una mala madre, nunca lo he sido, ¿qué he hecho? ¿qué culpa tengo?", se preguntaba, al tiempo que responsabilizaba a su compañero sentimental de lo ocurrido. "Quizás enamorarme de un...". Una familia contemplaba el drama a unos metros, mientras esperaba el tranvía. "Vamos a hablar más bajo, por favor, vámonos de aquí", le decían las amigas, intentando en vano tranquilizarla. Cuentan que así había sido su estancia en el calabozo, un carrusel de emociones en el que pasaba del llanto a la euforia en cuestión de segundos. "Pero, ¿qué podía haber hecho yo?", se preguntaba de nuevo. Una amiga le respondía que debía de haber denunciado una ocasión en la que vio una herida que el padre presuntamente le había causado al niño en la boca. "No lo podía denunciar porque me hubieran puesto en busca y captura y me habrían quitado al niño", decía ella, entrando en razón.

Furgón policial que ha trasladado a los padres del bebé detenidos al juzgado Furgón policial que ha trasladado a los padres del bebé detenidos al juzgado

Furgón policial que ha trasladado a los padres del bebé detenidos al juzgado / Víctor Rodríguez

El juzgado de Instrucción 9 de Sevilla, en funciones de Guardia, decretó su puesta en libertad provisional, con una orden de alejamiento del bebé y con la obligación de comparecer periódicamente ante el juzgado. El juzgado ordenó el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza, del padre del niño. Ambos están investigados por un delito de malos tratos en el ámbito familiar. La causa judicial será remitida al juzgado de Instrucción número 6, que será el encargado de la investigación, según informaron anoche fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

El bebé continúa en estado crítico en la UCI del Hospital Virgen Macarena. Presenta el síndrome del niño sacudido y sufre lesiones muy graves en el cerebro y en los ojos. El padre habría negado los malos tratos ante el juez y habría explicado que le estaba dando el biberón al niño cuando éste comenzó a ahogarse. Además, exculpó a su mujer, que se encontraba en el momento de los hechos en casa de su hermana. Un familiar de la pareja, que está atendiendo al bebé y acude a diario al hospital, pedirá este viernes que le dejen las llaves del piso en el que residía ilegalmente la pareja, ya que en su interior está toda la ropa del niño. Mientras la madre lloraba, el furgón con el padre salía del garaje de los juzgados en dirección a Sevilla-I.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios