Urbanismo

Sevilla venderá la Gavidia por 8,5 millones y primará el uso sociocultural frente al hotelero

  • El Ayuntamiento pretende convertir la antigua comisaría de Policía en el eje de la reforma del entorno

  • El pliego de condiciones propuesto por el gobierno de Espadas se llevará al consejo de la Gerencia el próximo miércoles

El edificio de la Gavidia desde la Plaza de la Concordia, que también se pretende remodelar. El edificio de la Gavidia desde la Plaza de la Concordia, que también se pretende remodelar.

El edificio de la Gavidia desde la Plaza de la Concordia, que también se pretende remodelar. / D. S.

El Ayuntamiento de Sevilla primará el uso sociocultural frente al hotelero en la venta de la Gavidia. El delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, ha adelantado este viernes los criterios del pliego de condiciones para la venta de la antigua comisaría de la Policía, ubicada en pleno centro de la capital hispalense y cuyo precio de licitación se ha establecido en 8,5 millones de euros. Dicha propuesta será llevada el próximo miércoles a la comisión de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) para su aprobación. Cuenta ya con el respaldo de Ciudadanos. 

Otro de los factores de importancia para su traspaso será que los nuevos dueños de este edificio, con más de 2.000 metros cuadrados de planta, presenten también un proyecto de reurbanización de la zona, que haga más "habitable" para los vecinos este céntrico enclave. 

En su comparecencia, Muñoz ha destacado que la oferta económica no será la que primará a la hora de adjudicar la venta, sino que los técnicos de Urbanismo estudiarán detenidamente el proyecto que acogerá la Gavidia por su estratégica ubicación. "No la vamos a vender al mejor postor", ha referido el edil de Hábitat Urbano. Por tal motivo, en el pliego que propone el gobierno socialista se le otorga sólo 60 puntos a la oferta económica, que parte de un importe base de licitación de 8.565.270 (sin incluir el IVA, que será del 21%). 

Un edificio terciario

Dicha puntuación será idéntica al proyecto que propongan las empresas interesadas en hacerse con el edificio, calificado en el PGOU de uso terciario. Aquí primarán los que lo conviertan en un equipamiento deportivo, educativo, sociocultural, de bienestar social o de economía social. Esta utilización supondrá 60 puntos frente a los 40 que recibirán aquellas iniciativas que pretenden albergar en la antigua comisaría un hotel, que sólo obtendrá dicha calificación si son de cinco estrellas. 

Ahora bien, esos 40 puntos pueden convertirse en 60 si el nuevo propietario, además de establecimiento hotelero, incluye un equipamiento pensado para el emprendimiento o de coworking. Cuanta más superficie destine a este fin, mejor se valorará el proyecto, hasta tener 20 puntos por el uso adicional. 

Otro aspecto que se tendrá bastante en cuenta, como se mencionó antes, será la reurbanización del entorno. Diez puntos logrará el proyecto que sólo contemple la remodelación del perímetro inmediato del edificio (2.800 metros cuadrados de superficie), una calificación que se triplicará en caso de que incluya también la Plaza de la Concordia, cuya configuración actual, en palabras de Muñoz, "deja mucho que desear para ser disfrutada a consecuencia de los diferentes niveles que presenta". Este espacio aledaño tiene una extensión de 4.500 metros cuadrados.

Sin incluir San Hermenegildo

La ordenación no incluirá la restauración de San Hermenegildo, un BIC de propiedad municipal que el Ayuntamiento contempla que sea cedido más adelante para uso cultural. 

Por otro lado, la calidad arquitectónica del proyecto que se presente será valorada con hasta 25 puntos y la sostenibilidad, con 20. 

El último factor a tener en cuenta por los técnicos de la GMU será, como ya adelantó Diario de Sevilla, "la contribución a al memoria democrática", ya que en los calabozos de esta antigua comisaría estuvieron arrestados muchos represaliados de la dictadura franquista. Se darán 10 puntos a los aspirantes a su compra que presenten un proyecto de musealización en el sótano, que tendrá entrada independiente y cuya gestión será municipal. Se tratará, en todo caso, de un espacio de usos múltiples, pensado para reuniones y conferencias, así como para utilización cultural de los vecinos de la zona. 

El plan de enajenación de suelo

Los ingresos que se obtengan con esta venta se destinarán a financiar varios de los proyectos contemplados en el plan de enajenaciones del patrimonio municipal de suelo, que incluye 10 operaciones de este tipo para obtener liquidez con la que afrontar tales iniciativas.

La previsión del Ayuntamiento -si el pliego de licitación sale adelante el próximo miércoles- es que en noviembre la GMU cuente ya con todas las ofertas y puedan estudiarse. Muñoz estima que a principios de 2021 ya se conocerá quién será el nuevo dueño de la Gavidia. "Empezaremos a dejar atrás una asignatura pendiente de la ciudad con su patrimonio", ha aseverado el edil socialista.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios