Sevilla

Un apuñalamiento en las Tres Mil, el precedente del crimen de Dos Hermanas

  • Varios miembros del clan de los Gasco están detrás del asesinato de Cayetano Romero

  • Al menos dos de ellos fueron arrestados en 2012 por apuñalar a un cliente que fue a comprar droga 

La Policía, en uno de los registros durante la investigación. La Policía, en uno de los registros durante la investigación.

La Policía, en uno de los registros durante la investigación. / DGP

Al menos dos de los implicados en el asesinato de Cayetano Romero, el joven de 34 años que apareció muerto en un descampado de Dos Hermanas, tenían antecedentes por un homicidio en grado de tentativa. Dos de los siete detenidos apuñalaron en el año 2012 a un hombre en un bloque de las Tres Mil Viviendas.

La víctima de aquella agresión era un cliente de este clan de narcotraficantes, que había ido a comprar droga a un punto de venta que la organización tenía en la calle que entonces se llamaba Manuel Fal Conde y ahora tiene el nombre de Victoria Domínguez Cerrato.

La mayoría de los detenidos por el crimen pertenecen al clan de los Gasco, una organización familiar relacionada con el tráfico de drogas. Como muchos otros traficantes del barrio, en los últimos años habían evolucionado hacia el cultivo de marihuana en plantaciones indoor, ubicadas en los pisos del Polígono Sur.

El robo de una partida de esta droga motivó el crimen. Cayetano Romero y un compañero suyo de trabajo habrían ejercido como intermediarios en una venta de marihuana que se perdió. Los narcotraficantes acusaron a ambos de haberse quedado la droga para venderla y los secuestraron la tarde del 1 de marzo, cuando salían de una residencia canina en la que trabajaban, muy cerca del paraje en el que apareció el cuerpo ocho días más tarde, conocido como Las Marías Chica. Otras fuentes apuntaron la posibilidad de que la víctima había contraído una deuda importante con el clan y no había pagado.

En cualquier caso, los narcos llevaron a ambos secuestrados a un piso de las Tres Mil Viviendas, donde presuntamente los torturaron. Cayetano fue golpeado hasta la muerte y su compañero salvó la vida porque saldó su deuda entregando las escrituras de una parcela que era de su propiedad.

El 8 de marzo, un vecino que había salido a recoger espárragos encontró el cuerpo de Cayetano. Tres meses después, la Policía Nacional ha esclarecido el crimen, en una investigación que se ha saldado con siete personas detenidas, la mayoría vinculadas al clan de los Gasco. Otro de los detenidos es un hombre conocido en las Tres Mil Viviendas como el Granaíno, ya que nació en Granada.

Dos de ellos han ido a prisión y el resto ha quedado en libertad con cargos. Falta por detener a uno de los  principales implicados en el homicidio, que se encuentra actualmente prófugo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios