La familia de uno de los soldados muertos dice que el capitán de Cerro Muriano no ha sido apartado

El abogado Luis Romero asegura que el oficial sigue dirigiendo maniobras, en las que algunos de los soldados son testigos del accidente

El Ministerio de Defensa aseguró que había apartado del mando al capitán

Para este martes está prevista una prueba pericial en la base y el viernes declararán los investigados

El abogado Luis Romero, con la procuradora Isabel Escartín. / José Ángel García

El abogado de la familia de uno de los soldados muertos en el accidente de Cerro Muriano el pasado 21 de diciembre denunció este lunes que el capitán Zúñiga, investigado por ambas muertes, no ha sido apartado del mando y sigue dirigiendo parcialmente maniobras en la base cordobesa. Así lo afirmó el letrado Luis Romero, que representa a la familia de Carlos León, militar de El Viso del Alcor que murió ahogado en el lago de Cerro Muriano, en un accidente en el que también falleció el cabo Miguel Ángel Jiménez.

Romero indicó que diversas "fuentes fidedignas" le han transmitido que el capitán Zúñiga continúa en activo y trabajando en la base, en contra de lo que dijo el Ministerio de Defensa, que el día siguiente de los hechos informó de que le habían apartado del mando. "Sería una vergüenza y transgredería todas las normas aplicables que un capitán presuntamente responsable de las muertes de dos militares siga al mando, aunque sea parcialmente".

Según Romero, Zúñiga sigue dirigiendo maniobras en las que participan algunos de los soldados que fueron testigos del accidente. "¿No es eso una forma de intimidar a los testigos?", preguntó el abogado a la ministra de Defensa, Margarita Robles, a la que dirigió una batería de cuestiones.

"¿Está apartado del mando el capitán? ¿Dónde está si no? ¿Por qué no está en su casa? ¿Y el teniente y el sargento? ¿Por qué hay tanta opacidad por parte del Ministerio de Defensa? ¿Se ha reducido el presupuesto para maniobras y por eso no había ambulancia? ¿Por qué no había una Zodiac o unos salvavidas?", fueron algunas de las preguntas que planteó el abogado, en una rueda de prensa ofrecida este lunes.

Para mañana está prevista una prueba pericial en la base de Cerro Muriano, en la que se comprobará la flotabilidad de las mochilas, y se hará una visita al campo de maniobras. El viernes están citados a declarar en el juzgado togado militar de Sevilla los investigados, que son el capitán Zúñiga, el teniente Tato y el sargento Estupiñán.

Romero también se refirió a un informe emitido por el Ministerio de Defensa tras una petición del juez, que preguntaba cuáles son las medidas de seguridad que debe haber en una maniobra de vadeo. No se cumplían ninguna de ellas el día de los hechos. Según dicho informe, es necesario que haya sistemas de señalización en la orilla opuesta, personal de seguridad y rescate, la instalación de una cuerda fiadora de seguridad entre las dos orillas, atadura de seguridad individual, impermeabilización del equipo e instrucción del personal.

Según Romero, nada de esto había la mañana del 21 de diciembre en la base cordobesa. "El único personal de rescate eran los propios militares. La cuerda era una cuerda guía pero no una línea de vida, y el capitán había dado la orden de no agarrarse a ella salvo situación extrema. Lo que pasó fue que se agarraron todos y la cuerda se hundió. Las mochilas no eran impermeables, y menos aún con el lastre que llevaba la del soldado Carlos León. En cuanto a la instrucción, lo único que hubo fueron unas palabras unos minutos antes y fueron muchos los que escucharon esa mañana al capitán decir 'hoy os vais a mojar".

2 Comentarios
Ver los Comentarios

También te puede interesar

Lo último