El mercado inmobiliario en Sevilla

El precio de la vivienda usada toca techo en el centro y Triana

  • El precio del metro cuadrado supera por primera vez los 1.500 euros desde hace siete años

  • Los inmuebles que se adquieren para inversión suponen un 23% de las compras

Una vista de las viviendas del centro desde la Encarnación. Una vista de las viviendas del centro desde la Encarnación.

Una vista de las viviendas del centro desde la Encarnación. / Luis Serrano (Sevilla)

El precio de la vivienda de segunda mano en Sevilla toca techo en el centro y Triana. El informe anual que publica el Observatorio Inmobiliario de la Agrupación Alianza Sevilla -que aglutina a 130 empresas del sector- constata que estos dos distritos son los que tienen el metro cuadrado usado más caro de la ciudad. Y lo que es más importante: todo indica que no registrarán más subidas en años venideros. Un estancamiento motivado por la falta de más inversores -algo común en la época de la burbuja inmobiliaria- y por los bolsillos de los compradores, que aún sufren las secuelas de la crisis

En líneas generales, el comportamiento del mercado de este tipo de vivienda en 2018 fue bastante bueno en Sevilla y su área metropolitana. El precio del metro cuadrado registró una subida media del 8,4%, hasta situarse en 1.500 euros. Dicha cifra no se alcanzaba desde 2012, el peor año para el sector inmobiliario. Se evidencia, por tanto, la recuperación de una actividad fundamental para la economía local. 

El aumento, como es habitual, no fue homogéneo. En Triana, por ejemplo, la subida llegó al 16,6%, la más alta de la ciudad, hasta situarse el metro cuadrado en 2.400 euros. Este precio es el mismo que el del Casco Antiguo, donde no se ha constatado aumento ninguno. Este hecho confirma que se ha tocado techo y que la demanda se ha desplazado hacia el antiguo arrabal, en el que, con toda probabilidad, ocurrirá lo mismo este ejercicio. 

Dicho estancamiento, como se apuntó antes, obedece -según los expertos- a la escasa oferta que presenta ya el centro de la capital andaluza y a que los inversores (aquéllos que compran viviendas usadas para una posterior venta a mejor precio) han desplazado sus operaciones a Triana, donde los precios eran un poco más bajos que en el Casco Antiguo. Una vez que se han igualado, se prevé que no se encarezcan más y que el interés especulativo se traslade a otros barrios situados cerca de la ronda histórica. 

El interés de los inversores se traslada a barrios cercanos a la ronda histórica ante la falta de rentabilidad que ofrecen los pisos del centro

También aquí hay que mencionar el empuje que la oferta de promociones nuevas -bastante escasa en la capital- está teniendo en determinadas zonas. Así ocurre en Sevilla Este, uno de los pocos barrios de Sevilla que aún cuentan con suelo disponible para viviendas de primera mano. Aquí los precios de los pisos usados sólo subieron un 3% (el menor aumento). 

La tipología de inmueble que más se demanda es la de un piso, de 75 metros cuadrados, con tres habitaciones y un baño

Respecto al perfil de los compradores, el que más abunda es el de las parejas jóvenes que buscan su primer hogar (representan el 48% del mercado), seguido del de las familias que necesitan una vivienda de reposición (el 29%) y por último, se encuentran los inversores que desean hacerse con un piso para hacer negocio con dicha propiedad (el 23%).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios