Sevilla FC | Mercado

Monchi vive un día de locos

  • Carlos Fernández se convirtió en el último ‘fichaje’ tras pedir la Real una obligación de compra para Willian José

  • Amadou se va cedido al Angers y Roque Mesa rescinde su contrato

  • Aleix Vidal y Gnagnon se quedan en la plantilla de Lopetegui

Monchi mira hacia otro lado mientras Del Nido Carrasco habla con Castro. Monchi mira hacia otro lado mientras Del Nido Carrasco habla con Castro.

Monchi mira hacia otro lado mientras Del Nido Carrasco habla con Castro. / Antonio Pizarro

Jornada de verdadero frenesí para Monchi en un día de cierre de operaciones digno de una verdadera locura. Aunque las contrataciones de los holandeses Idrissi y Rekik estaban ya concretadas desde el domingo a falta de la oficialidad de las mismas y de la doble presentación conjunta en el estadio sevillista, fueron el momento de mayor tranquilidad para el ejecutivo isleño, precisamente cuando comparecía ante los medios de comunicación para dar por cerrado este mercado estival en lo referente a las entradas.

No se había quedado aquí la cosa, de cualquier manera, pues Monchi llegó a negociar la salida de Carlos Fernández a la Real Sociedad con la condición de la llegada en calidad de cedido del delantero de la plantilla donostiarra Willian José. Sin embargo, todo se iba a truncar con las pretensiones de la Real, que propuso un trueque entre los dos delanteros.

Carlos Fernández se iba por las cantidades pactadas anteriormente, en torno a los 15 millones de euros incluidos bonus, y los sevillistas, que pretendían una cesión a secas, tenían que aceptar una obligación de compra por la misma cifra para la siguiente campaña. El Sevilla desestimó la operación, entre otras cosas por la diferencia en la ficha entre ambos y por la edad del brasileño.

Carlos Fernández no se fue a la Real ante la imposibilidad de la cesión de Willian José

El delantero de Castilleja de Guzmán tendrá la oportunidad, pues, de triunfar en el club de su vida. "Se va a quedar en la plantilla. Yo creo que el míster está contento de poder tener esa alternativa en ataque", comentó Monchi sobre Carlos Fernández.

Éstas eras las operaciones que servían como punta de un iceberg que hasta pudo deparar una nueva sorpresa en el día de ayer. Eso sí, debajo del trozo de hielo había casi una decena de negociaciones abiertas en lo referente a las salidas, tarea mucho más complicada para Monchi que lo referente a lo más bonito, los fichajes.

Ahí estaban en juego unos pocos de millones de euros, sobre todo en lo concerniente a Roque Mesa, Aleix Vidal, Amadou y Gnagnon. Además de cumplir con la reglamentación en lo referente a las 25 fichas federativas y cuadrarlas con la lista para la UEFA, donde sí podrá llegar el Sevilla a los 23 futbolistas al sumarse Carlos Fernández a Jesús Navas. Eso sí, la primera decisión a la que se le daba oficialidad en ese sentido era la doble cesión al Eibar de Pozo y Bryan Gil. Los dos canteranos volvían a ser cedidos para reforzar las bandas del equipo de Mendilibar, un entrenador que los puede hacer mejores futbolistas.

Monchi se muestra alegre por la confección de una plantilla para repetir entre los cuatro primeros

Era el primer paso para ir aligerando la plantilla con vistas a cumplir con los cupos federativos. Más complicada fue la rescisión del año de contrato de Roque Mesa, que se desvinculaba definitivamente sobre las diez y media de la noche en teoría para hacer bueno el acuerdo que tenía pactado con el Valladolid para las tres próximas temporadas. Al final, fue así a pesar de un último intento del Elche por contratarlo.

Sólo restaba prácticamente el acuerdo con los franceses Amadou y Gnagnon para cerrar la plantilla. ¿Y Aleix Vidal? Éste parece que sí estará a las órdenes de Lopetegui ante la imposibilidad de su salida y para reforzar el lateral derecho como recambio para Jesús Navas. Amadou finalmente se decantaba por el Angers, un club que ha vendido recientemente a Baptiste Santamaría, uno de los mejores medios centro defensivos de la Ligue 1. Gnagnon no recibió ninguna oferta y, por tanto, se queda en la plantilla.

En su rato con menos estrés, Monchi comparecía ante los medios de comunicación en la presentación de Idrissi y Rekik para explicar sus valoraciones sobre estas últimas horas del mercado. “Está siendo complejo. Ha sido un mercado extraño en cuanto a movimiento. Todos los equipos teníamos excedente de jugadores, con lo cual había un exceso de oferta y poca demanda. Ha habido que hacer encaje de bolillos para cuadrar las plantillas. Hemos tenido que ir cambiando en función de cómo se está moviendo el mercado de las salidas porque hay un cupo de licencias a respetar”.

Y ya hacía el director deportivo sevillista una valoración más general después de estos primeros exámenes. “Es para estar muy satisfecho, para estar muy, muy, muy orgulloso de este grupo”, comentaba antes de reiterar el verdadero objetivo de la entidad sin caer en euforias extremas:“Nuestro objetivo es intentar quedar entre los 4 primeros, que sería un éxito. Ya lo hemos dicho en varias ruedas de prensa, necesitamos consolidarnos en los puestos de Champions para seguir creciendo, ése tiene que ser nuestro objetivo”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios