El liderato del Sevilla FC

El realismo del líder

  • José Castro mantiene “los pies en el suelo” y promete trabajar “con humildad” desde el buen camino que marca el liderato, del que disfruta Machín porque “el fútbol es efímero”

José Castro, durante su discurso en los Premios 'Blázquez' y 'Ruesga Bono' José Castro, durante su discurso en los Premios 'Blázquez' y 'Ruesga Bono'

José Castro, durante su discurso en los Premios 'Blázquez' y 'Ruesga Bono' / Juan Carlos Vázquez

"En el fútbol lo que hoy es blanco mañana es negro". La veleidad de la competición futbolística, y de la percepción de las trayectorias por parte de aficionados y prensa, es así y de eso es consciente el Sevilla. La frase pertenece al discurso institucional que ofreció José Castro durante la entrega de los Premios Periodísticos José Antonio Blázquez y Ruesga Bono. El presidente sevillista abundó en ello, al hablar sobre la exigencia de prensa y afición, en relación al liderato de la Liga, hacia un club que presume precisamente de ser autoexigente. Pero también realista.

El Sevilla tiene por delante menos de dos semanas para disfrutar de ese liderato. También para realizar un necesario receso, tanto en el aspecto físico de la plantilla como en el análisis de las necesidades de la misma por parte de los técnicos. Será un tiempo de reflexión, más incluso de oficinas que de césped. Porque si algo tienen claro los gestores sevillistas es que no pueden desaprovechar este momento, sino, muy al contrario, darle un impulso más a esa buena trayectoria liguera lograda con pocos efectivos reales y un equipo base de contrastada calidad y eficacia.

Los vaivenes del fútbol están ahí, como recordó el propio Castro. "El Sevilla de esta temporada es un gran ejemplo. Hace unas semanas todo era un desastre y no había gol –dijo en referencia a la derrota ante el Getafe–, hoy somos líderes y tenemos el mejor arranque goleador en LaLiga desde hace más de 60 años", expuso en referencia a la anterior ocasión en que el Sevilla marcó más de 18 goles en las ocho primeras jornadas, en 1955.

El liderato en la octava jornada no lo disfrutaba el Sevilla desde la temporada 45-46, la del campeonato de Liga. Pero en el Sevilla no se plantean tirar las campanas al vuelo por ello.

A ello se refirió Pablo Machín durante su participación en el III Curso de Licencia UEFA que se imparte esta semana en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas por la RFEF. "Me siento un superprivilegiado, cualquiera que está entrenando en el fútbol profesional lo es y ahora con la vorágine que es el fútbol, partido tras partido, llegar al parón y estar quince días, mirar la clasificación y verte ahí arriba más que vértigo es un orgullo. Sabemos que esto del fútbol es muy efímero y vamos a disfrutar lo que tenemos ahora".

Pero el disfrute va de la mano obligatoriamente de esa exigencia y de esa necesaria reflexión. El Sevilla se ha encaramado a lo alto de la tabla, e intentará mantener su privilegiada posición nada menos que en el Camp Nou el sábado 20 de octubre, con un equipo muy definido, un once fijo incluso mejorado con la entrada de Arana por Aleix Vidal tras la revolución de Orriols, con el triunfo por 2-6 en la primera ocasión en que Pablo Machín varió su sistema para dar entrada a Ben Yedder junto a Andre Silva y escoltar a Banega con Sarabia y Franco Vázquez como interiores. Poco más tiene de lo que tirar ahora mismo Machín, como recordó tras el triunfo ante el Celta: "Estamos saliendo francamente bien de un momento complicado por las bajas, y estamos siendo un equipo bastante eficaz, porque estamos aprovechando bien a todos los futbolistas ofensivos que tenemos".

El soriano, no obstante, detectó la fragilidad de su medular, al reconocer que el equipo se partió y que no logró dejar la portería a cero: "También hay que ser críticos y hay que corregir cosas".

Por su parte, Castro insistió en ese discurso de crecer desde la exigencia y la humildad, mejorando una plantilla corta que ha sufrido hasta cinco lesiones en puestos claves del sistema defensivo y el mediocampo. "Hoy algunos dirán que somos candidatos al título y nosotros sabemos que eso no es así, que esto acaba de empezar y que ahora más que nunca es cuando hay que tener los pies en el suelo y ser humildes. Eso sí, estamos por el buen camino para conseguir nuestro objetivo de volver a jugar competición europea".

El título de Liga no pasa por la cabeza de los rectores, pero aspirar a que esa competición europea sea la Champions de nuevo, sí. Y para eso es necesario mejorar esa plantilla corta que se verá reforzada, de momento, por la recuperación de Escudero y Mercado. Para el regreso de Amadou y Gonalons, quizá incluso más necesarios, aún queda tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios