Vivir

Un pelotón concienciado con el medio

  • La Fiesta de la Bicicleta, basada en un recorrido de 10 kilómetros con salida y meta en el Parque de María Luisa, congregó a ciudadanos que ven en este transporte una forma de luchar contra la contaminación.

Comentarios 9

"Hace tres años que no cojo el coche para moverme por la ciudad; ahora que mis hijos tienen 8 y 6 años me acompañan también en bicicleta". Estefanía Ramírez es tan sólo uno de los muchos ejemplos de ciclistas concienciados con el medio ambiente que ayer participaron en la Fiesta de la Bicicleta, convocada por el IMD y programada dentro de los actos de la Semana de la Movilidad. Unas 5.000 personas acudieron a esta cita que, sin necesidad de inscripción previa, permitió a los ciclistas irse incorporando a lo largo de los 10 kilómetros del recorrido, que partió del Parque de María Luisa y transcurrió por los barrios de Los Remedios, Triana, Macarena y el centro, para acabar en el parque.

En la cabeza de la marcha se encontraban muchos de los voluntarios que la guiaron. Entre ellos, Encarni, alumna de Informática de 21 años, que, por primera vez, participó en la fiesta: "Suelo acudir a las carreras populares; además, he sido voluntaria de la nocturna y de la maratón". Para la joven, ésta, "más que una fiesta de la bicicleta, es una fiesta del deporte donde se da una vuelta al Guadalquivir en su recorrido urbano". Aunque afirma que el medio de transporte que más le gusta para moverse por la ciudad es la bicicleta, confiesa que el que más usa "es el autobús, porque al dejar la bici en la calle te arriesgas a que le hagan algo o la roben".

El pistoletazo de salida se dio tras el corte de la cinta, a cargo de la delegada de Deportes del Ayuntamiento de Sevilla, María del Mar Sánchez Estrella, y del reconocido ciclista Manuel Triki Beltrán, quien estuvo acompañado durante la marcha de su esposa Ana María. "Nos hemos desplazado desde Jaén para participar en la fiesta", dijo Ana María, quien añadió: "Practico este deporte desde que mi marido empezó a hacerlo a nivel profesional. Sevilla para nosotros es un buen ejemplo de movilidad sostenible. Nos hemos desplazado desde el CAR, en la Cartuja, hasta el parque por el carril bici. Todo un lujo para el ciclista".

Familias al completo, clubes de ciclistas, jóvenes, mayores y un extenso perfil de aficionados a la bicicleta dejaron una imagen insólita en la avenida Rodríguez de Caso. Entre tanta bici, hubo quien optó por el monopatín o por ir corriendo durante los 10 kilómetros en compañía de sus hijos.

La oportunidad se presentaba como única para quienes quisieron sacar a la calle sus bicicletas más sofisticadas. Tal fue el caso del trianero Manolo Rodríguez, que montó en un extraño triciclo, comprado en Alemania, "que aquí no me atrevo a sacar mucho a la calle porque la gente no está muy acostumbrada, además, en los aparcamientos de bicicletas no cabe. Ésta es una ocasión especial para lucirla". Ya en la meta, la fiesta continuó con el sorteo de bicicletas y una jornada de convivencia entre aquellos que ven en las dos ruedas una oportunidad ecológica de contribuir con la defensa del medio ambiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios