Un ex policía que usó a su hijo como escudo humano se fuga de prisión

El ex agente, que perteneció a la plantilla de Alcalá de Guadaíra, no ha regresado a la cárcel tras un permiso

El juzgado de Instrucción número 9 de Sevilla ha emitido una orden de búsqueda y detención contra él

Las condenas del ex policía que agredió a cuatro agentes tras secuestrar a sus hijos

Un profeta en las redes

Traslado del detenido a los juzgados de Dos Hermanas, en enero de 2018. / Antonio Pizarro

El juzgado de Instrucción número 9 de Sevilla ha emitido una orden de búsqueda y detención del ex policía local de Alcalá de Guadaíra M. L. G., que secuestró a sus hijos y agredió a varios agentes de la Policía Nacional que fueron a detenerlo. Llegó a utilizar a uno de los niños como escudo humano, en unos hechos ocurridos entre diciembre de 2017 y enero de 2018. El ex policía tiene una causa pendiente en el citado juzgado y es necesario tomarle declaración como investigado, pero "no consta el reingreso en el centro penitenciario de Sevilla, donde se encontraba interno".

Así figura en el auto emitido por la juez María Ángeles Cortés Vida, que explica que "es obligación de todo acusado estar a disposición del juez o tribunal que conozca de la causa cuando sea requerido, obligación que, como resulta de los antecedentes, no se ha cumplido en este caso". Por ello, la magistrada ordena a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado la detención de M. L. G. y su presentación ante el juzgado.

El texto está fechado el 7 de marzo y la orden sigue vigente a día de hoy. Sobre el ex policía pesan además varias condenas a penas de prisión, por malos tratos a su ex mujer, por el secuestro de los niños y por haber atacado a los cuatro policías nacionales que intervinieron en su arresto. El año pasado, su abogado pidió la revisión de esta última pena, pero el Tribunal Supremo lo denegó.

Esta sentencia lo condenó en diciembre de 2018 a cuatro años de cárcel por un delito de atentado agravado por el uso de instrumento peligroso -un arma blanca, en concreto- en concurso ideal con un delito de lesiones y otros tres delitos de lesiones en los que se apreció la circunstancia atenuante simple de alteración psíquica, y también fue condenado a indemnizar a los cuatro policías heridos con distintas cantidades que oscilaban entre los 112 y los 735 euros.

El fallo recogía como hechos probados que el acusado recogió a sus dos hijos menores la tarde del 23 de diciembre de 2017 en el Punto de Encuentro Familiar de Granada y debía entregárselos a la madre el día 30 de diciembre, pero no lo hizo, por lo que la ex mujer del acusado presentó una denuncia por sustracción de menores.

El ex policía local fue localizado en el domicilio de su pareja sentimental en Dos Hermanas y sobre las 12:20 horas del 2 de enero de 2018 cuatro policías nacionales, vestidos de paisano y con su respectivas placas colgadas al cuello, accedieron a la vivienda, donde encontraron una "barricada de muebles". Los agentes accedieron a la vivienda al tiempo que gritaron en reiteradas ocasiones "¡Policía Nacional, tranquilo, que están tus niños!", momento en que el acusado se colocó a un hijo delante "a modo de escudo" y retrocedió por un pasillo hasta encerrarse en la última habitación.

Uno de los policías consiguió abrir la puerta de la habitación de una fuerte patada, entrando los agentes en la habitación, momento en que el ex policía local esgrimió un cuchillo de 17 centímetros de hoja que dirigió al cuello de uno de los funcionarios, quien para evitar ser alcanzado desvió el arma utilizando su mano izquierda, donde resultó lesionado.

El acusado apagó entonces la luz y dejó a oscuras la habitación durante unos instantes hasta que otro de los policías logró encenderla, abalanzándose sobre el acusado para evitar que volviera a usar el cuchillo, logrando desarmarlo e inmovilizarlo "a pesar de la fuerte oposición ofrecida por el acusado", que consiguió herir a tres agentes con el cuchillo mientras que al cuarto le propinó un mordisco.

6 Comentarios
Ver los Comentarios

También te puede interesar

Lo último