Andalucía

PP y Ciudadanos presionan a Vox para conservar su apoyo

  • Los populares piden “altura de miras” al partido de Santiago Abascal y recuerdan que el acuerdo no incluye la derogación de la Ley de Memoria Histórica, sino su modificación

El popular Juanma Moreno saluda a Francisco Serrano, de Vox. El popular Juanma Moreno saluda a Francisco Serrano, de Vox.

El popular Juanma Moreno saluda a Francisco Serrano, de Vox. / Juan Carlos Muñoz

El descontento de Vox con la Ley de Memoria Histórica y Democrática y la lentitud de su modificación no ha hecho saltar las alarmas en el nuevo Gobierno, pero los partidos que lo conforman, PP y Ciudadanos, presionan a la formación de Santiago Abascal para que no haga saltar por los aires el acuerdo del cambio. Las fórmulas elegidas por populares y naranjas para conseguirlo son distintas, pero van encaminadas a obtener el mismo resultado:que Vox no rompa la baraja antes de tiempo y les apoye en la futura negociación de presupuestos.

Por el momento, Abascal y los suyos no han ido más lejos de las quejas que hacen públicas, casi siempre, en sus cuentas de Twitter. Como respuesta, Dolores López, secretaria general del PP andaluz, ha pedido este lunes a Vox “altura de miras” y anteponga el interés general a las “estrategias partidistas”. La número dos de los populares ha recordado a sus aliados parlamentarios que los andaluces “votaron por el cambio”, que fue posible gracias al acuerdo a dos bandas firmado por el PP.

En el pacto con Ciudadanos no hay mención alguna a las políticas de Memoria Histórica, pero en el documento firmado por los populares con Vox hay un compromiso por modificar la norma vigente y convertirla en una Ley de Concordia. Lo que no se menciona en el texto, según ha recordado López, es la derogación de la legislación actual y el Gobierno de PP y Ciudadanos ha garantizado su cumplimiento mientras exista como tal.

“Se ha creado la figura del comisionado de la Concordia para llegar a esa ley”, ha detallado la secretaria general del PP en referencia a la reforma estructural aprobada la semana pasada por el Ejecutivo y que convierte a la Dirección General de Memoria Histórica en ese Comisionado para la Concordia. El cambio no ha apaciguado a Vox, más bien todo lo contrario. Sobre todo cuando la propia consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, reconoció que no habrá cambios en la ley hasta que no haya consenso en el Parlamento.

Dolores López ha abundado este lunes en la idea al afirmar que la norma “debe mirar al futuro de todos unidos cerrando heridas del pasado y teniendo pendiente la sensibilidad de todos”. En el actual arco parlamentario andaluz, la unanimidad sobre las políticas de memoria son más un deseo que una realidad, puesto que la postura de Vox es radicalmente opuesta con la que tienen PSOE y Adelante Andalucía.

A pesar de estas dificultades, la número dos del PP andaluz está convencida de que Vox se dará cuenta de que “lo primero es el interés general” cuando llegue la negociación presupuestaria, prevista para mayo, como muy pronto. La postura de su socio de gobierno, expresada este lunes por el portavoz de Ciudadanos en el Parlamento, Sergio Romero, no es tan optimista: “Lo que manifieste Abascal no tiene nada que ver con nosotros, pero que se planteen si quieren ser constructivos o si quieren ser destructivos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios