Coosur Real Betis Cuando la presión ahoga en finales ajustados

  • El Coosur Betis dejó escapar en las últimas jornadas cinco partidos en duelos igualados que no supo jugar, cometiendo errores en momentos clave

Hlinason y Brussino frenan la penetración de Ouattara en el Betis-Zaragoza del pasado domingo.

Hlinason y Brussino frenan la penetración de Ouattara en el Betis-Zaragoza del pasado domingo. / D. Ligero (ACB Photo)

La diferencia entre competir y ganar es la que está marcando la lucha por la permanencia del Coosur Betis, que suele llegar vivo al final de los partidos aunque, a la hora de la verdad, por presión, suerte o discutidas decisiones arbitrales, no acaba de decantar los encuentros de su lado. Ganó al Unicaja en dos finales ajustados (en Málaga dejó escapar una cómoda renta antes de que los locales forzasen la prórroga), pero en varios partidos llegó vivo a la recta final y salió cruz la moneda.

Empezando por el último ante el Casademont Zaragoza, cuando a poco más de dos minutos de la conclusión perdía sólo por dos puntos (77-79) tras una canasta de Randle. En el siguiente ataque Wiley falló, pero capturó el rebote en ataque, asistió a Brussino y el argentino clavó un triple desde la esquina que selló el destino del encuentro. Joan Plaza pidió tiempo muerto y a la vuelta a la pista Randle se jugó un triple que fue al aro. "Hay que jugar bajo presión, aunque no es fácil. Competimos a buen nivel, pero jugar con una mochila de piedras y tensión no es fácil y jugadores con un 37% de acierto de media están en un 29%; esa diferencia es la que hace que pierdas. Es lo que nos está penalizando, porque los chicos se entregan y compiten como en la segunda parte", afirmó el técnico tras el choque.

También en tierras mañas se le escapó de las manos el triunfo a los verdiblancos, aunque de forma más dolorosa. Con 75-78 y tres minutos por delante Ndoye, imperial este domingo desde la línea de los 4,60 metros (7/8) falló dos tiros libres y el encuentro empezó a moverse en diferencias de un punto a favor de uno y otro equipo hasta que a dos segundos del final Kay recibió falta. Falló el primero el australiano y anotó el segundo para llevar el partido a la prórroga. En el tiempo extra el guión no cambió y con 15 segundos por delante Feldeine puso por delante a los béticos (94-95). Ennis (96-95) contestó desde la personal y en la última acción del partido Feldeine falló un triple y a Ouattara, tras capturar el rebote ofensivo, le hicieron una clarísima falta que ninguno de los tres colegiados quiso ver.

En los dos partidos con Zaragoza, el de Burgos, en Valencia y con el Baskonia tuvo opciones

Antes, contra el San Pablo Burgos con menos de cinco minutos por delante el cuadro sevillano vencía por 71-70. A 1.20 del final un triple de Kay puso el 74-78, pero el Betis no supo jugar en los momentos claves para perder por 76-85, con un triple sobre la bocina de Rabaseda ya cuando los locales no defendían.

En Valencia, con 1.13 minutos por delante, Pablo Almazán falló un claro contragolpe que hubiese puesto el 85-83. Sin embargo, no anotó más el Betis en ese tiempo y acabó perdiendo por 89-81 en otro final que no supo jugar el cuadro verdiblanco. Como ante el Baskonia en San Pablo, cuando Campbell colocó el 70-71 a 2.30 minutos de la conclusión del encuentro. Con 70-73 los de Plaza perdieron la pelota y aun así un triple de Kay puso el 73-75 a 29 segundos del final aunque el conjunto de Dusko Ivanovic acabó llevándose la victoria por 73-77

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios