Betis Energía Plus

Entre la revolución y la fidelidad al bloque

  • La mitad de la plantilla del ascenso ya causó baja y los otros seis jugadores desconocen aún su futuro

La plantilla del Betis baloncesto celebra el ascenso en la pista del Real Canoe. La plantilla del Betis baloncesto celebra el ascenso en la pista del Real Canoe.

La plantilla del Betis baloncesto celebra el ascenso en la pista del Real Canoe. / FEB

Dos meses después de certificar el ascenso a la Liga Endesa, en el Betis Energía Plus queda sólo la mitad de la plantilla. Seis bajas, al no ejecutar la opción de prorrogar un año más el contrato de Stainbrook, Marcius, Bropleh, Dani Rodríguez, Tunde y Samb, y ninguna renovación hasta ahora es toda la actualidad del conjunto verdiblanco, que, sin embargo, está de lleno en el mercado para confeccionar la plantilla más competitiva posible para asentarse en la ACB.

Quedan por conocer su futuro el capitán Pablo Almazán, Lluís Costa, Dee, Borg, Malmanis y Obi. Todos firmaron un 1+1 el pasado verano y la lógica hace pensar que alguno seguirá, pero la entidad tiene hasta el 30 de junio para decidir y de las negociaciones que haya por el camino con posibles incorporaciones puede depender que alguno continúe o no.

No es de esperar que el Betis, un recién ascendido, vaya a estar siquiera en la zona media de la tabla de presupuestos. De manera que con el tema económico ya acordado cara al próximo año con estos jugadores, nada desorbitado para la ACB, la continuidad de un puñado de ellos, que además ya han demostrado todo lo que pueden dar y algunos tienen ya experiencia en la categoría, dejaría un buen montante para ejecutar fichajes que permitan dar el salto de calidad esperado.

La fórmula le fue bien al Manresa este año, que mantuvo de inicio a cuatro jugadores de los que ascendieron (Sakho, Gintvainis, Lundberg y Álvaro Muñoz, los tres primeros sin experiencia en ACB) y perdió a otros dos que hubiesen tenido sitio como el propio Lluís Costa y Nacho Martín (Tecnyconta Zaragoza). Después añadió calidad y experiencia con Toolson, Pere Tomàs, Doellman o Renfroe, entre otros.

Si uno de los quebraderos de cabeza de los clubes modestos es cubrir los cupos de formación con jugadores que aporten, el Betis tiene en su mano quitarse ese problema, pues podría renovar a Pablo Almazán, alma de la plantilla del ascenso y que aporta carácter y defensa, y Lluís Costa, un base de los que pueden cambiar el ritmo de los partidos. Borg y Obi fueron también dos destacados en LEB Oro. El sueco tiene experiencia en ACB (Bilbao Básket e Iberostar Tenerife) y su tramo final de curso fue para enmarcar, añadiendo puntos de todos los colores a su ambición y defensa, mientras que el ala-pívot, pese a ir de más a menos, ha sido una de las sensaciones de la campaña: acierto exterior y capacidad física para sumar por dentro.

Más dudas hay con un Malmanis, que no ha llegado a explotar ni en LEB Oro, y con Dee, un anotador nato al que su físico le podría cerrar las puertas de la ACB. Al norteamericano, sin embargo, lo conocen ya y saben todo lo que puede aportar y si no cuadra ninguna apuesta segura en su posición sería, sin duda, una pieza capaz de sumar. De momento ninguno conoce su futuro más inmediato.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios