Sevilla

Catedral de Sevilla: prohibidas las chanclas, las tirantas y los mini shorts

  • El Cabildo Catedral recuerda que hay que cumplir unas mínimas normas de decoro para acceder al recinto sagrado.

  • La institución refuerza los controles durante el periodo estival de altas temperaturas en Sevilla

Turistas hacen cola para acceder a la Catedral. Turistas hacen cola para acceder a la Catedral.

Turistas hacen cola para acceder a la Catedral. / Juan Carlos Muñoz

Mano dura. El Cabildo se mantiene firme para lograr que en la Catedral, el monumento más visitado de Sevilla, se mantenga el decoro propio de un recinto sagrado. Son muchos los turistas que llegan al Templo Metropolitano para realizar la visita cultural, sobre todo en estos meses de calor, con una estética más propia de una piscina, por lo que el Cabildo ha recordado las normas que hay que cumplir de manera imprescindible para que se permita el acceso.

Si quiere usted disfrutar el mayor retablo de la cristiandad, contemplar la tumba de Cristóbal Colón, subir a la Giralda, ver los fantásticas pinturas de Murillo, o extasiarse con la Cieguecita tallada por Martínez Montañés debe saber que no podrá llevar chanclas. El Cabildo también recuerda que las mujeres deberán tener los hombros cubiertos y no podrán vestir mini shorts.

Los hombres tienen que dejar en casa (o en el hotel) las camisetas sin mangas. Y, por supuesto, todos han de ir desprovistos de gorra o sombrero una vez en el interior del templo. En los meses de verano seguir a rajatabla estas normas de decoro será "imprescindible".

Como ha recordado el Cabildo, "la adecuada estética en el vestir favorece la convivencia, la cordialidad y el respeto por la sensibilidad especial que supone la visita de una Catedral".

En su página web, la Catedral detalla otras normas que todos los visitantes deben cumplir. En lo relativo a la indumentaria y la vestimenta, se pide, entre otras premisas, que no se levante el tono de voz para mantener el recogimiento; que se mantenga un comportamiento cívico, evitando aglomeraciones y carreras dentro del recinto; que no está permitido fumar ni comer en el interior; o que está prohibido todo acto reivindicativo dentro de todo el conjunto de la Catedral de Sevilla.

El arzobispo, monseñor Asenjo, ya llamó la atención sobre la indumentaria de los turistas que visitaban la Catedral en el verano de 2015 en un artículo publicado en la revista Iglesia en Sevilla. Para revertir la situación, el Cabildo ha instalado paneles de advertencia y recuerda periódicamente las normas que hay que cumplir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios