Sevilla

La Junta retira la custodia a los padres imputados por malos tratos a su bebé

  • El niño, que cumplió el jueves seis meses de edad, permanece en estado crítico en el Hospital Virgen Macarena

La madre del niño a su salida de los juzgados La madre del niño a su salida de los juzgados

La madre del niño a su salida de los juzgados / Víctor Rodríguez

La Junta de Andalucía retiró ayer la custodia a los padres del bebé que se encuentra en estado crítico en el Hospital Virgen Macarena. Los progenitores del menor, de 18 y 19 años, están imputados por un delito de malos tratos en el ámbito familiar. El padre fue enviado a prisión la noche del jueves, mientras que la madre quedó en libertad con cargos y con una orden de alejamiento del bebé y la obligación de comparecer periódicamente en los juzgados. El niño sufre lesiones muy graves en el cerebro y en los ojos, que coinciden con el síndrome del bebé sacudido o zarandeado.

La consejera de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta, María José Sánchez Rubio, dijo ayer en Jaén que la Administración autonómica va a formalizar la situación de desamparo para proteger al bebé. A preguntas de las periodistas en el acto de presentación del servicio de comidas para menores en la época estival, Sánchez Rubio señaló que el bebé está "en estado crítico y que yo conozca no ha mejorado la situación de su estado de salud, y por lo tanto es terrible; es una situación muy lamentable". "La Junta de Andalucía, como entidad pública competente en materia de protección de menores, va a hacer un desamparo con el menor para protegerlo y estará bajo la tutela de la Administración autonómica desde este momento y hay que proteger al menor en esta situación", añadió la consejera.

El menor está en la UCI del Hospital Macarena y ya ayer se le impidió la visita a uno de los familiares que se había encargado de acudir al hospital y hablar con los médicos desde el momento de los hechos. Este hombre, tío del niño, se quejó ayer de que ni siquiera se le facilitara información del estado del bebé y pidió poder visitarlo en los próximos días. El niño continúa en coma, estado en el que permanece desde las tres y media de la tarde del lunes, cuando ingresó en estado muy grave en el hospital.

El hospital no permitió este viernes a los familiares del menor que entraran a verlo

Lo llevaba el padre, un joven colombiano de 19 años, que había pedido ayuda a una vecina porque su hijo se ahogaba. Según su versión, le estaba dando el biberón cuando el niño se atragantó y dejó de respirar. Entre la vecina y el padre consiguieron devolverle la respiración y hacerle un masaje cardiaco al bebé. El padre salió corriendo y llevó al niño al hospital a pie, ya que la puerta de Urgencias está a unos 350 metros del piso en el que residía la pareja. La hipótesis más sólida apunta a que el padre pudo zarandear al niño violentamente, posiblemente para que dejara de llorar, y le causó lesiones muy graves. La madre se encontraba fuera de casa, había salido a pedir una pastilla a su hermana porque tenía un fuerte dolor menstrual.

El bebé cumplió el jueves seis meses. Nació prematuro, con sólo un kilo y medio de peso, y pasó los primeros tres meses en el hospital. Ya allí los enfermeros avisaron a los servicios sociales porque los padres no iban a ver al niño con regularidad y cometieron varios robos en el hospital. Los servicios sociales no tomaron ninguna medida, como tampoco lo hicieron cuando la pareja no llevó al niño a una revisión de pediatría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios