Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Sevilla

La obra de Mateos Gago se retrasa por "dificultades con la empresa"

Vista de la calle Mateos Gago desde la Giralda. Vista de la calle Mateos Gago desde la Giralda.

Vista de la calle Mateos Gago desde la Giralda. / Belén Vargas

Una obra que se retrasa. Los trabajos de reurbanización de la céntrica calle Mateos Gago, anunciados desde el año 2017, no tienen actualmente fecha de inicio. Unas "dificultades" con la empresa adjudicataria, Grulop 21, que se llevó el concurso municipal con una oferta de 919.364 euros (IVA incluido), han provocado que el Ayuntamiento mantenga en suspenso una actuación muy esperada en una de las calles más emblemáticas y transitadas de la ciudad, tanto por turistas como por residentes.

Las obras se anunciaron incicialmente para después de la Semana Santa de 2018, aunque en la Navidad previa se puso en marcha el plan de restricción de tráfico. La fecha para el comienzo de los trabajos se aplazó, ya que la Gerencia no adjudicó el proyecto hasta octubre de 2018.

Entonces, se anunció el comienzo para después de la Semana Santa de 2019. Según ha podido saber este periódico, unas dificultades que han surgido con la adjudicataria son las causantes de que la reforma de la vía no haya arrancado todavía. Fuentes municipales explicaron que se está trabajando para encontrar una solución que permita comenzar los trabajos.

Aspecto actual de la calle a la espera de la remodelación. Aspecto actual de la calle a la espera de la remodelación.

Aspecto actual de la calle a la espera de la remodelación. / Juan Carlos Vázquez

La Gerencia de Urbanismo recibió 37 ofertas para hacerse cargo de los trabajos, adjudicándose en octubre del pasado año a Grulop 21 S.L., por un impote de 919.363,95 euros (con impuestos).

El proyecto de reurbanización comprende una transformación integral de la calle Mateos Gago, para que cuente con un firme de plataforma única, marcado por un carril central de 3,1 metros de anchura reservado en principio a los transportes públicos y de urgencia, el acceso a los garajes privados y los vehículos de abastecimiento.

A partir de ese carril central, el diseño contempla bandas peatonales de dos metros de anchura a ambos lados. Los veladores de los negocios hosteleros quedarán alineados en una franja longitudinal ceñida a la hilera de árboles de cada uno de los lados y un espacio peatonal más hasta las fachadas de los edificios.

La reordenación de la calle no incluía en principio plazas de estacionamiento, aunque finalmente contará con una banda de aparcamiento en línea en uno de sus tramos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios