Rebajas de verano en Sevilla Rebajas con calor pero sin toldos ni clientes

La calle Tetuán presentó un aspecto bien diferente a otros periodos de rebajas.

La calle Tetuán presentó un aspecto bien diferente a otros periodos de rebajas. / Antonio Pizarro

Primer domingo de las rebajas de verano en Sevilla. Una oportunidad para pulsar el momento que vive la ciudad, que ha arrancado julio con temperaturas por encima de los 30 grados y sin toldos en el centro. Dos obstáculos para peatonalizadas y comerciales calles como Rioja, Tetuán, Sierpes, Cuna o Puente y Pellón. La mayoría de los comercios tardaron en abrir o ni siquiera levantaron la persiana. A las diez y once de la mañana, la mayoria de paseantes, iba a o venir de desayunar. Los bares sí aprovecharon las primeras horas del domingo 4 de julio, día de la independencia de Estados Unidos y del ebook o libro electrónico. Quizá por ello contadas librerías abrieron sus puertas.

En la calle Córdoba, la meca del zapato en Sevilla, abrieron a medias. Unas zapaterías sí y otras no. Y las que lo hicieron, escalonaron su apertura y cierre, empezando a media mañana y finalizando al mediodía o a las ocho. "Hace mucho calor para estar aquí por la tarde", comentaba un dependiente frente a la puerta que da al patio de los naranjos del Salvador. Las ocho también fue tope para las conocidas marcas del grupo Inditex, que marcan el ritmo para muchos clientes. "Abrimos a las doce", explicaba una trabajadora a una impaciente clienta en la esquina de Rioja con Tetuán. El vendedor de la ONCE, a pocos metros, ya cantaba las terminaciones disponibles. Pero, en líneas generales, poco público estrenó el domingo de puertas abiertas comerciales. El calor, la cercanía de las playas o la crisis sobrevenida de la pandemia probablemente sean algunas de las razones.

Muchos comercios decidieron no abrir a pesar de la posibilidad de hacerlo en domingo. Muchos comercios decidieron no abrir a pesar de la posibilidad de hacerlo en domingo.

Muchos comercios decidieron no abrir a pesar de la posibilidad de hacerlo en domingo. / Antonio Pizarro

Al otro lado de la dársena el panorama era similar. En el Centro Comercial Torre Sevilla se podía aparcar el coche en el parking subterráneo frente a las escaleras mecánicas. Y en las galerías comerciales, muchos carteles y poca gente. Algunas familias aprovechaban los carteles de apoyo de a la selección española de fútbol para hacerse fotos. Sólo el local de la cadena irlandesa Primark presentaba un aspecto propio del periodo de descuentos recién inaugurado. Aunque distaba notablemente de los últimos veranos antes de la pandemia. "En internet también hay rebajas y la gente ya se sabe sus tallas", reconoce una trabajadora de otra multinacional de la moda.

La calle Asunción, en cambio, salió, como cada primer domingo de mes, en busca de los clientes. Los burros de ropa formaban hileras y convertían en mercadillo la mañana dominical en la parte peatonal de la vía. El centro comercial abierto de Los Remedios estrenó los meses de abaratamientos saliendo en busca de los paseantes. Una manera de incentivar el consumo tras un año y medio complicado para el pequeño comercio y de proximidad. La Confederación Nacional de Autónomos del Comercio (CNAC) habla en favor de estos negocios. "Es necesario aclarar las medidas para favorecer al comercio de cercanía y no a las grandes superficies", señaló Pepe Galván, presidente de CNAC, hace unos días.

Más allá de grandes marcas o pequeños negocios, a las rebajas no le viene bien la pandemia. Los locales comerciales cerrados en casi todos los barrios de Sevilla son una prueba de las muchas víctimas que sigue cobrándose el coronavirus, que se ha aliado con el calor extremo del inicio del verano para aguar la fiesta a las rebajas durante sus primeros días. La próxima oportunidad que da el calendario de festivos será el lunes 16 de agosto, aprovechando que la festividad de la Asunción de la Virgen María, día de la Virgen de los Reyes en la capital andaluza, cae en domingo.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios