Sevilla

Las sanciones por usar el móvil superan a la conducción bajo el efecto del alcohol

  • El exceso de velocidad, con 12.090 sanciones, encabeza las multas de los sevillanos.

Un agente de la Guardia Civil, en un control de velocidad durante una campaña de la DGT. Un agente de la Guardia Civil, en un control de velocidad durante una campaña de la DGT.

Un agente de la Guardia Civil, en un control de velocidad durante una campaña de la DGT. / juan carlos hidalgo / EFe

El análisis de las infracciones cometidas por los conductores sevillanos durante el año 2016 muestra un dato importante: las multas por el uso del teléfono siguen superando a las que se imponen por la conducción bajo los efectos del alcohol.

Las principales infracciones siguen siendo las relacionadas con el exceso de velocidad. El año pasado Tráfico impuso 12.090 multas por exceso de velocidad frente a las 15.474 de 2015, lo que supone un 21,86% menos. Aun así, el exceso de velocidad representa el 35,26% del total de las sanciones contabilizadas el año pasado (que ascendieron a 3.4284) y generó la retirada de 28.382 puntos del carné para los automovilistas sevillanos.

El segundo motivo de sanción de los conductores sevillanos, por delante del alcohol, es el uso del teléfono móvil, que fue el detonante de 6.614 sanciones que además conllevaron la retirada de 19.842 puntos. En 2015 hubo 7.304 sanciones por usar el teléfono mientras se conduce, lo que implica que se ha producido en un año un descenso del 9,44%.

La conducción bajo los efectos del alcohol se situó en tercer lugar en el número de infracciones, con 4.385 sanciones, de las cuales en 3.062 casos conllevaron para los conductores la pérdida de cuatro puntos del permiso, y en 1.274 -los casos más graves- cada conductor perdió seis puntos. En este caso, también se observa un descenso en la pérdida de puntos, dado que en 2015 fueron 6.123 las sanciones totales impuestas por el consumo de sustancias alcohólicas.

En cuarto lugar en volumen de sanciones aparecen las multas por no respetar un semáforo en rojo, motivo que está detrás de 3.694 sanciones, lo que representa un 17,3% menos sobre las 4.471 contabilizadas en el año 2015.

Le siguen las infracciones por no usar el cinturón de seguridad o el dispositivo homologado cuando se viaja en un vehículo con niños. Por estas infracciones, que acarrean al retirada de tres puntos del carné, se impusieron 3.630 sanciones el año pasado frente a las 5.312 registradas en 2015.

Las estadísticas de la Dirección General de Tráfico reflejan igualmente que el pasado año se impusieron 768 multas por no respetar una señal de stop, que se castiga con cuatro puntos menos del carné, lo que derivó en la retirada de 3.072 puntos a los conductores de la provincia.

Por no usar el casco cuando se circula en una motocicleta se tramitaron otras 538 sanciones, lo que muestra un descenso de 222 sanciones, un 29,21% menos que en 2015.

La realización de adelantamientos indebidos ocasionó otras 71 sanciones, mientras que por conducciones temerarias se impusieron 255 multas, una cifra levemente inferior a las 289 registradas en el año 2015. Por último, Tráfico impuso otras 240 sanciones por circular con el permiso o licencia inadecuada, y otras 97 por no respetar la prioridad de paso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios