Sevilla

Suben en Sevilla las violaciones, los secuestros, los robos en comercios y el tráfico de drogas

  • Las estadísticas muestran una bajada general de la criminalidad de en torno al 5% en Sevilla capital, pero también reflejan el repunto de algunos de los delitos más graves

  • Las denuncias por violación y abusos sexuales se disparan por el efecto Manada

  • El narcotráfico crece un 31% debido al cada vez más extendido cultivo de marihuana

Dos detenidos en una operación policial en el centro de Sevilla. Dos detenidos en una operación policial en el centro de Sevilla.

Dos detenidos en una operación policial en el centro de Sevilla. / Antonio Pizarro

Comentarios 2

Las violaciones, los secuestros, los robos con fuerza y el tráfico de drogas crecieron en Sevilla capital durante el año 2018. Así consta en el informe de criminalidad publicado por el Ministerio del Interior. Las estadísticas reflejan una bajada general de los delitos de casi el 5% en relación con el año anterior, pero también una subida preocupante de algunas de las infracciones penales más graves, como son los secuestros y los delitos contra la libertad sexual.

En la ciudad se registraron, según el balance de Interior, 44.716 delitos, lo que supone un 4,7% menos que en el ejercicio de 2017. Aproximadamente un tercio de ellos (16.295) fueron hurtos, si bien esta modalidad delictiva experimentó una notable caída en 2018, con un 12% menos de casos registrados que en el año anterior. 

En cuanto a los delitos más graves, sólo hubo dos homicidios o asesinatos en la capital, mientras que en 2017 se registraron seis. Esto supone una de las cifras más bajas de este tipo de delitos en la historia reciente de la ciudad. Uno de los dos casos fue un crimen machista, el ocurrido en octubre en Los Pajaritos, donde una mujer de origen marroquí, Fátima, fue asesinada presuntamente por su ex pareja, Enrique Román Bernasconi, en su domicilio de la calle Carena.

En la provincia hubo más homicidios, un total de 11, entre los que destacaron los de dos comerciantes en Carmona, otro crimen ocurrido en una reyerta entre clanes del contrabando de tabaco en Écija, un parricidio en Alcalá de Guadaíra o el caso de un hombre asesinado presuntamente por su novio en Gerena. Aún así, 2018 se cerró con tres crímenes menos que 2017 en el global de la provincia.

Un policía se lleva al hijo de la mujer asesinada en Los Pajaritos en octubre. Un policía se lleva al hijo de la mujer asesinada en Los Pajaritos en octubre.

Un policía se lleva al hijo de la mujer asesinada en Los Pajaritos en octubre. / Raúl Caro / EFE

En la capital también bajaron los casos de homicidios en grado de tentativa, que fueron 24, por los 29 del año anterior. Esto supone una reducción del 17,2%. Asimismo, cayeron en torno al 8% los delitos graves de lesiones y riñas tumultuarias. Es decir, hubo menos peleas que en 2017.

Cuatro secuestros

Pero el dato de los secuestros no deja de ser llamativo. En 2018 hubo cuatro casos en la capital, donde no había ocurrido ninguno durante el año anterior. Para que las Fuerzas de Seguridad registren una detención ilegal como secuestro han de darse una serie de condiciones, como que se exija el pago de un rescate o unas condiciones.

Uno de estos episodios ocurrió en Torreblanca, donde la Policía Nacional detuvo a seis personas por su presunta implicación en el secuestro de un menor. La razón era una deuda que habían contraído sus padres y que no podían pagar. En esta operación cayó el clan de los Ortega Bañón. 

En la provincia hubo dos casos más, es decir, seis en total, lo que significa un incremento del 500% en las estadísticas. Uno de estos dos incidentes ocurrió en agosto en Dos Hermanas, donde la Policía Nacional detuvo a diez personas por el presunto secuestro de un lotero que se dedicaba a blanquear dinero de la droga.

Las violaciones crecen un 63%

Siguiendo la tendencia de los últimos años, los delitos contra la libertad sexual continúan creciendo de manera notable. Se aprecia aquí el efecto Manada, es decir, una mayor disposición de las víctimas a denunciar agresiones o abusos sexuales. Sin duda la trascendencia mediática del caso de los cinco jóvenes sevillanos condenados por abusos a una chica en Pamplona ha influido en este repunte estadístico.

En Sevilla capital se denunciaron a lo largo del año pasado 272 delitos contra la libertad sexual, por 238 del año anterior. Es decir, un 14,3% más. Pero porcentualmente crecieron mucho más las violaciones, que se registraron 31 en 2018 por las 19 del año anterior. Esto supone que las violaciones, o agresiones sexuales con penetración, como figuran en el informe, subieron en la ciudad un 63,2% en un año.

Al menos tres casos salieron a la luz. El primero fue el ocurrido en enero en la sala de espera de Urgencias del Hospital Macarena, donde una mujer indigente fue violada por otra persona que pasaba la noche en este lugar. El segundo fue el caso de un joven que organizó una falsa entrevista de trabajo con la víctima para agredirla sexualmente. El tercero fue el de un taxista pirata que recogió a dos chicas a las puertas de una discoteca de la Cartuja y consiguió violar a una de ellas.

Robos con fuerza

Otro de los delitos que crece con cierta fuerza en Sevilla es el de los robos con fuerza, sobre todo por la actividad de las bandas de aluniceros que reventaron cientos de comercios en la capital andaluza y su área metropolitana durante el verano. Este tipo de delitos (se incluyen los robos en establecimientos y también en instalaciones) subieron un 11,8% en relación con el año anterior.

Un hombre barre los cristales tras un alunizaje en una tienda de Vodafone. Un hombre barre los cristales tras un alunizaje en una tienda de Vodafone.

Un hombre barre los cristales tras un alunizaje en una tienda de Vodafone. / Antonio Pizarro

Diferente ha sido la tendencia de los robos en domicilios, que sólo subieron un 1,6%, lo que supone prácticamente un estancamiento. Este tipo de delitos, que generan una gran alarma social, han crecido mucho en determinadas épocas por la presencia de bandas itinerantes que vienen de fuera y operan durante unas semanas en Sevilla. Las mafias georgianas están especializadas en estos robos y han sido detectadas en varias ocasiones en la capital andaluza.

Las mafias de la marihuana

El tráfico de drogas también ha subido mucho, en torno a un 31,4%. Este es un delito difícil de medir porque no siempre se denuncia y en muchas ocasiones es la Policía o la Guardia Civil la que interviene de oficio o tras recibir alguna información. Se registraron 138 casos por los 105 del año anterior. 

Un policía, en una operación contra el cultivo de marihuana. Un policía, en una operación contra el cultivo de marihuana.

Un policía, en una operación contra el cultivo de marihuana. / DGP

Muchos de ellos, sin duda, están relacionados con el cultivo de marihuana, que ha experimentado un auténtico boom en determinados barrios de Sevilla. Las plantaciones en pisos se cuentan por centenas, hasta el punto de que en algunas zonas se están comprando viviendas a precios muy bajos sólo para habilitar plantaciones de marihuana en el interior. 

Se calcula que España produce más del 80% del cannabis que se consume en Europa. Incluso el que se fuma en Holanda, donde está permitido el consumo pero no el cultivo, viene de España. Las mafias del narcotráfico han visto en esta droga una oportunidad de ganar dinero asumiendo muchos menos riesgos que con otras sustancias. Al tratarse de drogas blandas, las penas son mucho más leves, y el cultivo puede hacerse en el interior de viviendas, sin despertar demasiado las sospechas de la Policía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios