Sevilla

Los vecinos de Bellavista piden más seguridad, dignidad y empleo

  • La manifestación es la respuesta vecinal a la agresión a un hombre de 64 años por parte de un traficante y a un incidente con un arma de fuego

Un grupo de mujeres en la manifestación de este jueves. Un grupo de mujeres en la manifestación de este jueves.

Un grupo de mujeres en la manifestación de este jueves. / Víctor Rodríguez

Comentarios 2

Decenas de vecinos de Bellavista salieron la tarde de este jueves a la calle para pedir una mayor seguridad y también dignidad para un barrio que está sufriendo los estragos del desempleo. Los manifestantes recorrieron varias calles del barrio para denunciar la insuficiente dotación policial que hay en la zona, donde el Ayuntamiento ha abierto una comisaría de la Policía Local con muchos menos efectivos y recursos de los previstos inicialmente.

Después de que el barrio sufriera una oleada de robos durante el pasado invierno, los vecinos se sienten ahora atemorizados por dos familias que se dedican al tráfico de drogas. Una de ellas ya agredió presuntamente a un hombre de 64 años el pasado 24 de mayo, lo que motivó una oleada de indignación que ha derivado en la convocatoria de la manifestación de este jueves. 

La víctima fue atacada por la espalda por su agresor, que le ocasionó una fractura en la cabeza y le destrozó la dentadura. El presunto autor de esta agresión tiene decretada una orden de alejamiento de la víctima y su familia. Según aseguran los residentes en Bellavista, este hombre "mantiene en la más absoluta amenaza y temor a los vecinos de avanzada edad de uno de los bloques de viviendas de la calle Soria, donde anteriormente ha agredido a mujeres".

Los vecinos aseguran que el agresor está relacionado con el tráfico de drogas "y necesita crear miedo". "Por eso amedrenta, rompe cerraduras y bombillas comunitarias. Sabemos que esto pasa también en otras partes del barrio". Días antes de la agresión, el 20 de mayo, sobre las ocho de la tarde, se produjo otro incidente en el que un individuo sacó una pistola y el resto de vecinos, entre los que había varios niños, huyeron de manera precipitada. Este hecho ocurrió en la plaza de las Cadenas.

Ambos episodios, unido a la oleada de robos en comercios del pasado invierno, han impulsado a los vecinos a manifestarse. Los residentes aprovecharon también para pedir empleo y dignidad para un barrio muy azotado por el paro y el consumo de drogas. En la manifestación participaron muchas familias con niños y transcurrió en un ambiente festivo, desde una de las rotondas de la avenida principal del barrio, en la que converge la calle Asencio y Toledo, hasta la urbanización Jardines de Hércules.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios