Sevilla FC

En busca de la deseada normalidad

  • Castro y Monchi hablaron con los cuatro indisciplinados, que se ejercitaron ayer aparte, y el club espera su incorporación al grupo esta semana tras el gran revuelo

Julen Lopetegui atiende las explicaciones de Monchi en la ciudad deportiva. Julen Lopetegui atiende las explicaciones de Monchi en la ciudad deportiva.

Julen Lopetegui atiende las explicaciones de Monchi en la ciudad deportiva. / LaLiga

Jornada ajetreadísima en el Sevilla tras la difusión nacional de la foto de cuatro de sus futbolistas en un almuerzo con familiares y amigos. Jornada muy movida y con un enorme crespón negro por la muerte de Marcelo Campanal, un mito de la historia del club, una leyenda que fue el III Dorsal de Leyenda y cuyo fallecimiento vino a poner el contrapunto de autenticidad frente a la frivolidad de ese gratuito exhibicionismo de Instagram que protagonizaron Banega, Franco Vázquez, Ocampos y De Jong. El Capitán Maravillas frente a dos capitanes, los dos primeros, que tuvieron que salir a pedir disculpas por una niñería impropia del rango y la responsabilidad que tienen en un club como el Sevilla.

En el club se tomaron cartas en el asunto para poner orden en la indisciplina de los cuatro futbolistas, ampliada por el actual estado de cosas, en plena fase 2 de la desescalada, con lo que implica de medición de cada paso por el resto de la sociedad, y a dos semanas y pico del regreso de la Liga nada menos que con un derbi. Para ello, tanto José Castro como Monchi se personaron en la ciudad deportiva del Sevilla, un recinto bunkerizado aún por las medidas del protocolo de LaLiga, que no quiere ningún contacto de los futbolistas con personas ajenas a la plantilla.

He ahí el quid de la cuestión que denunció Javier Tebas, porque si un jugador entra en contacto con otro amigo que no está siguiendo las rigurosas medidas de seguridad e higiene puede provocar un lío a poco que empiece la competición. Y he ahí también la proporción de la falta de los cuatro futbolistas, que pone en riesgo el ímprobo esfuerzo de tanta gente, incluidos los trabajadores que están al tanto de la desinfección y limpieza de las instalaciones del club, al que no pueden acceder sino las personas seleccionadas para ello.

Monchi, al igual que Tebas, quiso quitarle algo de hierro al asunto, a sabiendas de que todo el fútbol está en el punto de mira del Gobierno y de una sociedad sensibilizada por la crisis del coronavirus. Ambos incidieron en que los cuatro jugadores pidieron perdón. Aunque eso no libró a Banega, Franco Vázquez, Ocampos y De Jong de que ayer se ejercitaran aparte del resto del grupo.

Esto fue, además, justo el día en que Julen Lopetegui podía ampliar cada grupo de trabajo a 14 futbolistas, de los diez preceptivos durante la primera semana de la fase 3 del protocolo. Es decir, de dividir la plantilla de 28 jugadores en tres (diez, diez y ocho) a hacerlo en dos, catorce y catorce... Pero la esperada ampliación tendrá que esperar por la travesura narcisista de los cuatro profesionales de la primera plantilla.

Lopetegui, con el resto de futbolistas que no se vieron implicados, sí pudo implementar un trabajo más cercano al juego real, con los porteros ya incorporados al grupo de entrenamiento. Es un paso corto, ante su deseo de poder contar cuanto antes con todo el grupo de trabajo sobre el mismo terreno de juego, pero un paso importante.

Entretanto, Monchi le echaba agua al fuego de este modo: "Los implicados han pedido perdón públicamente, y en la vida pedir perdón no es fácil. Cometieron un error inconsciente y lo han asumido como tal. Me quedo con que han pedido perdón de manera voluntaria. Creo que también es un ejemplo pedir perdón en un momento en el que todos nos equivocamos", dijo desde la ciudad deportiva Monchi, un recinto en el que, como máximo responsable técnico, ha estado presente desde la misma fase 1, cuando los entrenamientos aún eran individuales.

El gestor isleño sí defendió que el Sevilla ha seguido con meticulosidad todas las medidas que siguen rigiendo según el protocolo instaurado por LaLiga. "Todo esto es nuevo, nos ha cogido a todos con el pie cambiado y el Sevilla, en cuanto a cumplimiento de protocolos deportivos, tanto del CSD (Consejo Superior de Deportes) como de LaLiga, creo que estamos siendo un club modélico. El 10 es imposible de sacar pero creo que el 9,5 lo estamos sacando", aseguró Monchi, que insistió en la petición voluntaria de disculpas de los cuatro futbolistas del almuerzo. "Ha habido un error que han reconocido y sobre todo con la capacidad que han tenido para pedir perdón", dijo zanjando el asunto.

Los futbolistas, para volver a estar con el resto de compañeros, tendrán que realizarse nuevos test PCR, aunque cuándo y cómo se someterán a ellos no pudo ser confirmado por este diario, en contacto con las fuentes del club, que en cambio sí trasladaron la esperanza de que a lo largo de esta semana, puede que hoy mismo, los futbolistas se incorporen a pleno rendimiento. Otra cosa será si se les abre expediente disciplinario por parte del club, pues los jugadores han puesto en riesgo todo el plan de seguridad, en un asunto tan delicado como éste.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios