Sevilla FC | Junta General de Accionistas Así al invasor como al coronavirus

José Castro, en la última Junta de Accionistas junto a Gabriel Ramos y Carolina Alés. José Castro, en la última Junta de Accionistas junto a Gabriel Ramos y Carolina Alés.

José Castro, en la última Junta de Accionistas junto a Gabriel Ramos y Carolina Alés. / Víctor Rodriguez

El Sevilla FC SAD celebra hoy una Junta General Ordinaria de Accionistas distinta a las anteriores por las circunstancias a las que obliga la pandemia de Covid-19. Desde la hora (empezará a las 15:00 para que esté concluida como tope a las 18:00), el escenario (se cambia el hotel Los Lebreros por un espacio más amplio en Fibes) o la recomendación por parte del club de seguirla en la medida de lo posible de manera telemática, la ausencia de la prensa en la sala (se habilitará una estancia aparte) hasta algunos de los asuntos que se tratarán en un orden del día en el que fueron incluidos puntos que, apenas hace un año la actual cúpula dirigente se negó a incluir a petición de los pequeños accionistas.

Es la votación que propuso Rafael Carrión de elevar el porcentaje actual de votos a favor necesario (51%) sobre decisiones importantes que afecten a los símbolos del club y al patrimonio inmobiliario (el estadio y los terrenos de la ciudad deportiva).Será la primera Junta en la que la alianza entre máximos accionistas que lleva las riendas de la gestión haya reconocido como enemigo al socio al que ellos mismos le abrieron la puerta.

Y será la primera Junta en la que, se supone, dará la cara el grupo que se hizo con el 7,5% del capital comprando acciones con fondos extranjeros. El representante de Sevillistas Unidos 2020 o 777 Partners, Andrés Blázquez, con representación en el consejo, se espera que esté presente y hay curiosidad por conocer qué acuerdo firmó con Castro, Carrión, Guijarro y la familia Alés que ahora considera incumplido para posicionarse en una posición beligerante, un pacto que, más allá del nuevo rumbo que han tomado los acontecimientos, comprometerían de cara al sevillismo a los actuales gestores, acusados en las anteriores juntas de querer vender sus paquetes (y por tanto el club) a un inversor extranjero, algo que negaron por activa y por pasiva.

777 Partners obtuvo además días atrás un triunfo en un juzgado de Madrid al anularse las medidas cautelares pedidas por el grupo de Castro respecto a sus acciones, por lo que Blázquez podrá votar libremente en la Junta.

Este acuerdo incumplido, según los americanos, es lo que los llevó a presentar junto a José María del Nido una petición de Junta Extraordinaria para revocar todos los cargos del consejo, movimiento que fue abortado por las medidas cautelares dictada por un juzgado de lo Mercantil en Sevilla que impide al ex presidente votar en contra de las decisiones de Sevillistas de Nervión o de su propio hijo.

En lo que se refiere a aspectos contables, los números presentados por el Sevilla serán realmente discretos para un ejercicio en el que hubo ingresos atípicos por la conquista de un nuevo título europeo en agosto y una clasificación para la Champions. La atenuante es la crisis económica generada por la situación sanitaria que ha afectado al mundo del fútbol, el ERTE del que fue objeto gran parte de la plantilla de trabajadores del club y la recesión general de los mercados.

El Sevilla, con un beneficio neto de 1,183 millones de euros (bruto de 2,822 millones antes de impuestos), repartirá dividendos (aunque bajará de 44 a 4 euros por acción) de un total de 413,868 euros. Además, las cuentas del Sevilla incluyen el gasto en costes de traspasos, que ascienden a 150,602 millones de euros. Se trata de la mayor inversión en la historia del club en este apartado, incluidos ya los fichajes en diciembre pasado de En-Nesyri y Suso, cedido con obligación de compra según condiciones que se cumplieron (clasificación para la Champions en la pasada o en la presente campaña).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios