Venta del Sevilla FC Sevillistas Unidos 2020 compró acciones en la misma Junta

  • El apoderado de la sociedad que entró en el consejo tras tener ya el 5’8% del capital firmó títulos en el hotel

  • Andrés Blázquez usó dependencias pagadas por el club

Comentarios 0
El apoderado de Sevillistas Unidos 2020 firma una transacción de acciones. El apoderado de Sevillistas Unidos 2020 firma una transacción de acciones.

El apoderado de Sevillistas Unidos 2020 firma una transacción de acciones.

La sociedad que desde el pasado lunes forma parte del consejo de administración del Sevilla (aunque aún por designar qué persona física asumirá su representación) Sevillistas Unidos 2020 y que en los últimos meses se ha hecho con un 5,8% del capital social, según desveló el propio presidente, José Castro, compró y pagó acciones del Sevilla el mismo día de la Junta de Accionistas y en las instalaciones del hotel Meliá Lebreros.

Según ha podido conocer Diario de Sevilla, y como se aprecia en la imagen que ilustra esta información, el apoderado de esta sociedad estuvo atendiendo pocas horas antes de la celebración de la Junta a sevillistas que quisieron vender sus acciones en el mismo hotel que acogió la asamblea de accionistas, en las mismas dependencias además pagadas por el club para la organización y celebración de la misma.

Andres Blázquez Ceballos, un abogado de Madrid que desde el 1 de junio figura como apoderado solidario de la sociedad Triple Siete Adquisiciones S.L., estuvo firmando contratos de compra-venta de títulos del Sevilla la misma mañana de la celebración de la Junta a sevillistas que llegaban a las dependencias del hotel con el encargo de “buscar a Andrés”.

Este abogado tiene el encargo desde este verano de hacer acopio de acciones para esta sociedad que en mayo se denominaba Nutmeg Adquisition C.C.L., constituida en Delawere (EEUU) y que el 6 de junio, cinco días después del nombramiento de Blazquez, pasó a llamarse Sevillistas Unidos 2020.

Es llamativa el acta de apoderamiento que desveló hace una semana Accionistas Unidos, pues en ella se habla explícitamente de las acciones del Sevilla. En el apartado de las “facultades” que esta sociedad le otorga a Blázquez figura “extender cheques con fondos procedentes de la cuenta titularidad de Triple Siete Adquisiciones S.L. número ES xxxxx.... abierta en Caixabank con los que abonar el precio y cualquier otro gasto derivado de las compra-ventas de acciones de la entidad Sevilla F.C. S.A.D”. Aunque este poder expiraba el 30 de junio de 2018, es decir, era para sólo un mes, más tarde fue prorrogado hasta el próximo año.

Varios accionistas denunciaron durante la Junta que algunos sevillistas interesados en vender sus acciones habían recibido presiones esa misma mañana a cuenta de las cantidades a pagar por ellas del tipo “a partir de mañana no van a valer nada”, algo que el presidente negó categóricamente acusando de mentir a los que relataron ante el atril tal afirmación o a los que se lo hubieran contado.

De lo que no cabe ninguna duda es que la aparición de esta sociedad, algo ya conocido desde el pasado verano, y su entrada en el consejo de administración han aumentado los recelos del sevillismo, que ya se pronunció rotundamente este jueves contra los máximos accionistas durante el partido de Europa League ante el Krasnodar, cita en la que, entre otras medidas de protesta, lanzó al terreno de juego anudadas las bufandas que el club había regalado para animar al equipo.

Las desafortunadas declaraciones de Carolina Alés crisparon mucho más al sevillismo y señalaron más si cabe al presidente, que había estado negando durante toda la Junta la intención de vender por parte de los grandes paquetes.

Sevillistas Unidos 2020, sociedad que los pequeños accionistas han denunciado por su opacidad al ser creada en paraísos fiscales (Delawere) que permiten la ocultación de los verdaderos administradores a través de testaferros, lleva comprando y pagando acciones del Sevilla desde el pasado verano, como demostró este diario con documentos bancarios, transferencias de una cuenta de Caixabank por valor de 3.200 euros. En el asunto figuraba claramente: “Compra venta de dos acciones del Sevilla número xxx”. El ordenante no dejaba dudas: “Sevillistas Unidos 2020”.

Varios accionistas intentaron sin suerte en la Junta identificar públicamente a Andres Blázquez para que el sevillismo le pusiera rostro a esta sociedad fantasma, aunque está por ver que esta persona sea la que figure finalmente en el consejo de administración, ya que el 6 junio nombró a otros tres apoderados con facultades más amplias no limitadas a la compra de acciones. Estos nuevos apoderados están mancomunados, es decir, que para tomar una decisión deben estar de acuerdo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios