El proceso al psiquiatra Javier Criado

La juez rechaza ampliar los delitos al psiquiatra Javier Criado

  • La instructora abre juicio oral contra el doctor y le impone una fianza de 7.000 euros, pero no los 40.000 que solicita la acusación particular

El psiquiatra Javier Criado junto a su abogado, Enrique del Río, en los juzgados El psiquiatra Javier  Criado junto a su abogado, Enrique del Río, en los juzgados

El psiquiatra Javier Criado junto a su abogado, Enrique del Río, en los juzgados / EFE

La juez de Instrucción número 19 de Sevilla ha rechazado ampliar los delitos que se atribuyen presuntamente al psiquiatra Javier Criado. La instructora, Ana Escribano, ha acordado la apertura de juicio oral contra el médico por un delito contra la integridad moral y le ha impuesto una fianza de 7.000 euros, pero ha rechazado la petición de la acusación particular que ejerce la denunciante para que se incluyan otros cuatro delitos de lesiones -por los que había solicitado tres años de cárcel por cada uno de estos delitos- y que se elevara la fianza a 40.000 euros.

En la citada providencia, a la que ha tenido acceso este periódico, la juez rechaza la rectificación del auto de apertura de juicio oral solicitada por la acusación, al considerar que "no concurre ninguno de los supuestos" contemplados en el artículo 207.2 de la Ley orgánica del Poder Judicial, al tiempo que estima "adecuada" la fianza de 7.000 euros exigida al investigado, "sin perjuicio de la responsabilidad civil que en su día pueda declararse en la sentencia que ponga término a esta causa".

La abogada Inmaculada Torres, que representa a la denunciante en este caso, había pedido una rectificación y complemento del auto de apertura de juicio -dictado el pasado 23 de noviembre- para que se ampliara dicha resolución incluyendo los delitos de lesiones que ha incorporado en su escrito de conclusiones provisionales, y también que se elevara a 40.000 euros la fianza para el psiquiatra "por los perjuicios físicos y psíquicos sufridos, así como por los daños morales causados". La decisión de la instructora puede ser recurrida.

La acusación particular solicitó en su escrito acusación una condena de 14 años y medio de prisión para el psiquiatra sevillano, en concreto, reclamaba dos años y medio de prisión por el delito continuado contra la integridad moral y tres años de prisión por cada uno de los delitos de lesiones que también le atribuye pero que la juez ha dejado fuera del auto de apertura de juicio oral, y en los que consideraba además que concurren las agravantes de "abuso de superioridad", la de "cometer el delito por razones de género" y también la comisión por "razón de enfermedad o discapacidad".

Junto a la pena de prisión, la acusación pide que se le prohíba acercar a menos de 500 metros de la mujer durante un tiempo superior a cinco años, y que abonara una indemnización de 40.000 euros por los "perjuicios físicos y psíquicos sufridos", así como por los "daños morales".

La Fiscalía de Sevilla había pedido, por su parte, una condena de dos años de cárcel para el doctor Criado por un delito contra la integridad moral, además de que se le imponga la prohibición de acercarse a menos de 300 metros de la denunciante y que indemnice a esta mujer con 6.000 euros.

La acusación particular ha pedido que declaren como testigos en el juicio seis mujeres que en su día también denunciaron al psiquiatra, puesto que como el delito se cometió en "la más absoluta clandestinidad", no se pueden ofrecer testigos directos, pero "sí las testificales de las personas que se han visto sometidas a un tratamiento similar, basado en una conducta del acusado que las humillaba, denigraba y vejaba como mujeres, con comentarios machistas, afectando a su dignidad personal, hechos por tanto iguales y que han sido denunciados en distintas instancias, algunos archivados por prescripción y otros suspendidos por prejudicialidad penal".

En el escrito de conclusiones provisionales, la abogada de la denunciante explica que acudió en cuatro ocasiones a la consulta de Javier Criado entre el 20 de enero y el 9 de febrero de 2015, buscando un tratamiento adecuado a una depresión que padecía, pero el acusado, "lejos de proporcionarle ese tratamiento adecuado a su dolencia, minimizó su estado y abusando de su autoridad, superioridad y posición de dominio en el que él mismo se había colocado, con ánimo de atentar contra la integridad moral de la paciente, le prestó un tratamiento inadecuado, profiriendo contra ella expresiones denigrantes, refiriéndose a la misma en varias ocasiones a lo largo de las cuatro consultas con las expresiones 'esta loca no se cura', 'loca loquita', 'ahora te toca loquita, que no te enteras', expresiones que le hacían sentirse humillada, avergonzada y vejada".

Ese sentimiento de humillación y vejación, prosigue la acusación, se acrecentó  durante las consultas a las que acudió por las manifestaciones del acusado, "reconduciendo" los problemas de la paciente al sexo. Así, en la primera consulta, el 20 de enero, le preguntó por su vida sexual y "de una forma grosera y soez" le dijo: "entonces tú no tienes claro si te gusta más una polla o un coño", después de que su marido comentara que se había planteado en alguna ocasión dudas sobre su identidad sexual.

En la segunda consulta, el 26 de enero de 2015, el psiquiatra profirió de nuevo expresiones vejatorias y denigrantes,  del tenor: "¿Tú ve esto que te estoy mandando? Esto es para nada; esto follando y con un buen polvo, se quita todo", insistiéndole en que la solución a su estado estaba en "follar".

"Un tanga rojo y tacones altos"

La tercera ocasión que acudió a la consulta, el 4 de febrero, la llamó "loca loquita" y le dijo que "lo que era grave era no follar y que si no follaba con su marido algo se tendría que hacer", expresándole de una forma grosera que se pusiera "un tango rojo y tacones altos y rojos", diciéndole que eso era lo que le gustaba a los hombres. "Nada más que muevas un poco los deditos de los pies, se le pone a tu marido así la polla", asegura la acusación que manifestó el doctor Criado, al tiempo que "hacía un gesto grosero y soez con el brazo, simulando una erección".

En esta ocasión, y aunque la mujer le dijo que estaba separándose, también le dijo que "entre follar mucho y que yo te voy a cambiar al Sevilla, ya verás que pronto te curas", en alusión al club de fútbol.

En la cuarta y última consulta, el 9 de febrero, "con ánimo de humillarla y denigrarla", le volvió a decir "ahora te toca loquita, que no te enteras", lo que le generó a la denunciante un "gran sentimiento de culpa y vergüenza". Asimismo, tras "alardear de su propia vida sexual", incitó a la paciente a mantener sexo como en otras consultas y le insistió en que tenía que "follar" sin dejarla hablar, llegando a decirle "lo que se tenía que poner y lo que tenía que hacer, preguntándole de forma vejatoria, denigrante y machista" si su marido "le comía el coño como hay que comérselo o no".

La mujer, que se sentía "absolutamente humillada, denigrada y vejada", habló con su marido y le contó todo lo ocurrido en el interior de la consulta, no volviendo a regresar a la misma y buscando ayuda en otros profesionales de la psiquiatría.

Dice la letrada Inmaculada Torres que este comportamiento del acusado, el uso de un "lenguaje soez, vejatorio, y humillante machista", y los constantes comentarios de índole sexual, "tratándola como un objeto sexual", provocaron en la paciente tal sentimiento de humillación y denigración que sufrió una "agravación de sus síntomas".

Esta mujer forma parte del grupo de 27 que denunciaron al psiquiatra Javier Criado en el Colegio de Médicos de Sevilla por "vejaciones, humillaciones o abusos contra su integridad moral y psíquica y su dignidad como persona", lo que generó un expediente disciplinario que está actualmente suspendido por la investigación penal.

La conducta del acusado, concluye la acusación particular, "no sólo no se ajustó a los principios esenciales de la profesión médica enunciados en el código deontológico, sino que obró con mala praxis, obviando conscientemente la diligencia exigible a un profesional de la psiquiatría, pues su actuación, tratamiento o terapia", generó en la paciente y en las otras mujeres que lo denunciaron por los mismos hechos, "tal malestar y sufrimiento que agravó su enfermedad, dejándole unas secuelas de las que aún hoy está en fase de curación".

El psiquiatra sevillano Javier Criado ha atribuido a un "ánimo de venganza" la denuncia que le presentaron una treintena de mujeres por la presunta mala praxis y supuestos abusos en su consulta.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios