"Todo alrededor del colegio era campo, cruzábamos por una vereda para llegar"

Centenario CEIP Borbolla

Rafaela Gómez, que cumplió cien años en enero, recuerda su infancia como alumna del CEIP Borbolla, que este viernes celebra su primer siglo

El centro sopla las velas con un acto institucional con los niños, profesores, padres, autoridades y los descendientes del alcalde que le dio su nombre

Cien años del CEIP Borbolla, el sueño de un alcalde hecho colegio

Una 'vuelta al cole' por Gonzalo en el CEIP Borbolla

This browser does not support the video element.

Centenario del CEIP Borbolla. / Juan Carlos Vázquez

Rafaela Gómez Castejón ha celebrado dos centenarios en tres meses. El primero, el suyo, pues cumplió cien años de vida el pasado 1 de enero. El segundo, el del colegio en el que estudió, el Borbolla, en Nervión, que este viernes ha conmemorado su primer siglo con un acto institucional presidido por el alcalde de Sevilla, José Luis Sanz, y el delegado territorial de la Consejería de Educación, Miguel Ángel Arauz. Ambos han descubierto un azulejo conmemorativo.

"Es una satisfacción muy grande, y una alegría, no podía sospechar encontrarme esto en los últimos años de mi vida, ver a tantos niños aquí donde yo estudié. Todo lo que rodeaba el colegio era campo y cruzábamos por una veredita que hacíamos de tanto pasar. Veníamos por lo menos cuatro o cinco hermanos aquí a este colegio", explicó esta mujer centenaria al término del acto.

Tiene una presencia admirable y gran lucidez. "Sí que estoy muy bien, como bien y todos los días me paseo por ahí por lo menos una hora con mi andador". Recuerda que los días que le daban de comer cocido, se llevaba la pringá metida en un bollo. "Y esa era la cena de por las noches". O de que había cerca un comedor social en el que a veces faltaba gente y completaban las comidas con niños del colegio.

Rafaela Gómez, de cien años, en pie en el acto del centenario de su colegio. / Juan Francisco Angulo

Rafaela se llevó la ovación más cálida de los alumnos, profesores, padres y demás miembros de la comunidad educativa que participaron en el acto. Pero sin duda el momento más emotivo fue cuando subió al escenario Gonzalo, un menor aquejado de leucemia que ha sido sometido recientemente a un trasplante de médula y evoluciona favorablemente. Lleva casi dos años sin pisar el colegio y, si todo va bien, regresará a su clase antes de que acabe el curso. Hace un año, sus compañeros lograron recaudar 3.500 euros con una carrera solidaria que organizaron en el centro, y que se destinaron a la Fundación Unoentrecienmil para apoyar la investigación.

Leonardo Rodríguez de la Borbolla, bisnieto del alcalde que da nombre al colegio, Pedro Rodríguezde la Borbolla, también contó anécdotas de su bisabuelo y del impulso que éste dio a la educación pública, instalando colegios en edificios municipales que ya existían. El Borbolla, por ejemplo, se ubicó en una antigua fábrica y almacén construido en 1908 y pasó a ser colegio en 1924, ya muerto el alcalde. Lo reformó Juan Talavera Heredia, arquitecto municipal de la época y uno de los referentes del regionalismo. También estuvieron descendientes de Antonio Castillo Lastrucci, el escultor que hizo el busto de Borbolla que preside la entrada al centro.

Alicia Mora, anterior directora del centro, junto a su sucesora y su predecesor. / Juan Carlos Vázquez

El acto estuvo conducido por Norma Mora, directora actual del CEIP Borbolla, y por Ascensión Manzano, representante del AMPA Oriente, que ha colaborado activamente en la organización del mismo. De hecho, la mayoría de padres y niños iban vestidos con camisetas y sudaderas conmemorativas encargadas por el propio AMPA. La presidenta y vicepresidenta de esta entidad, Gracia López y Mariví Cepeda, fueron las encargadas de sacar la gran tarta conmemorativa del acto. Luego los niños degustaron sus porciones en clase tras cantar el preceptivo cumpleaños feliz y hasta un himno del Borbolla.

Alicia Mora es la directora anterior del centro, ya jubilada, que participó también en el evento. "Para mí es un orgullo formar parte de la historia del colegio, de un centro con tantos años a nuestras espaldas, con tantos niños y maestros que han pasado por él. Lo llevaré siempre en el alma y sé que todos mis compañeros que hemos estado en este acto lo vamos a recordar siempre, que ha estado organizado con todo el cariño, con familias que llevan meses trabajando".

El alcalde, José Luis Sanz, y el delegado de Educación, Miguel Ángel Arauz. / Juan Carlos Vázquez

"Es un día grande y para recordar, reunir aquí a tantas personas que han contribuido a la educación del alumnado. Yo valoro mucho a mis compañeros, pero en este centro valoro mucho la implicación de las familias, y cómo ha trabajado el AMPA y el equipo directivo para poder hacer esto hoy. Nunca hay que perder de vista que los protagonistas de la educación son los alumnos, y todo esto repercute en su educación", señaló Herminia Rondán, profesora de Infantil durante 17 años y jubilada el año pasado. "Me ha traído muchos recuerdos, pues esto es como una gran familia".

El alcalde recordó su compromiso con mantener unas instalaciones decentes, y en las últimas semanas el Ayuntamiento de Sevilla ha iniciado en el CEIP Borbolla una serie de trabajos de mantenimiento y pequeñas reparaciones que ayudarán sin duda a mejorar un edificio que presentaba ya carencias desde hace tiempo y que motivó varias protestas de los padres. Sólo así podrá celebrar, dentro de otros cien años, su segundo siglo.

No hay comentarios
Ver los Comentarios

También te puede interesar

Lo último