LAS PLAZAS MÁS BONITAS DE SEVILLA

Patio de Banderas, una puerta con forma de plaza

  • Fue mandado a construir por Abderramán III y convertido en armería por Felipe V

La Giralda sobresale por encima de las casas del Patio de Banderas. La Giralda sobresale por encima de las casas del Patio de Banderas.

La Giralda sobresale por encima de las casas del Patio de Banderas. / Antonio Pizarro

Visitar el Real Alcázar de Sevilla es casi obligado si se visita la ciudad. La Puerta del León, junto a la calle Santo Tomás, es un hervidero cada día de turistas ávidos por ver sus majestuosos palacios y jardines. Pocos tienen la suerte de entrar al Alcázar por otra de sus puertas, la del Patio de Banderas, llamada así por el haz de banderas pintadas sobre su arco de entrada.

El Patio de Banderas, inserto en la muralla del Alcázar y al que se accede desde la Plaza del Triunfo, fue construido por Abderramán III en el siglo X. Comenzó siendo conocido como la Dar Al-Imara o casa del Príncipe y se accedía a él por una puerta ahora cegada que está en la calle Joaquín Romero Murube. Más tarde, Felipe V, en 1729, la reconvirtió en armería, para lo cual estaba destinada en su origen.

Panoramica del Patio de Banderas. Panoramica del Patio de Banderas.

Panoramica del Patio de Banderas. / Juan Carlos Muñoz

En los siglos XIX y XX el Patio de Banderas sufrió varias reformas urbanísticas que han dado como resultado el actual. El aspecto que presenta en la actualidad es el de un espacio rectangular rodeado de casas con una acera pavimentada con losas de Tarifa de gran tamaño, material utilizado en la ciudad hasta el agotamiento de su canteras. En el centro hay un recinto arbolado con una doble hilera de naranjos, enlazados entre sí por canalillos, al igual que el patio de los naranjos de la Catedral. La fuente central, que no es la primitiva, es obra del escultor José Lafitta Díaz, autor también de la Plaza de la Virgen de los Reyes.

Su gran extensión, 1.441 metros cuadrados, permite ser un lugar adecuado para pasear y adentrarse en el barrio de Santa Cruz, ya que no sólo sirve de puerta para el Alcázar. Un pequeño e intrincado pasaje lo conecta con la bella calle Judería. La ubicación de esta plaza, entre la Catedral y el Alcázar, también la convierte en un mirador a ras de suelo de la Giralda.

Las plazas más bonitas de Sevilla

Propusimos a nuestros usuarios que nos ayudasen a elegir las plazas más bonitas de Sevilla. Partimos de un listado de plazas que por su ubicación, importancia y belleza son relevantes en Sevilla. Y con el paso del tiempo se han convertido en lugares imprescindibles para conocer la ciudad y vivirla intensamente.

El listado de plazas propuesto como las más bonitas de Sevilla incluye:

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios