Buenas noticias: un centenar de mascotas perdidas durante la erupción del volcán han vuelto con su familia