Aeropuerto de Sevilla

Vuelos chárter. Un anzuelo para nuevas rutas

  • Casi 50.000 pasajeros han usado este tipo de conexión en San Pablo en los primeros diez meses del año

  • Las cifras de operaciones se han reducido desde 2014 debido a la ampliación de la oferta regular

Un avión despega de las pistas de San Pablo. Un avión despega de las pistas de San Pablo.

Un avión despega de las pistas de San Pablo. / Juan Carlos Muñoz

Casi 45.500 pasajeros en 2.000 operaciones. Se trata del balance de los vuelos chárter que han operado en el Aeropuerto de San Pablo durante los diez primeros meses de 2018. Constituyen una oferta que no se comercializa por los cauces convencionales de venta, sino que se concierta previamente para un grupo turístico, evento deportivo o comercial. Apenas llegan al 1% del tráfico que genera el aeródromo hispalense, pero su importancia radica en la multitud de conexiones establecidas con los destinos más variopintos y en servir de precedente para fijar nuevos vuelos regulares. Un anzuelo para la continuidad.

Si el análisis se realiza por meses, se comprueba que aquéllos en los que más vuelos chárter han salido de San Pablo son los de abril, con 259, y octubre, con 224. Le sigue marzo, con 219. Al contrario de lo que ocurre con el tráfico convencional, en este caso no existe una separación nítida entre temporada alta y baja de demanda. Al margen de los paquetes turísticos, que sí suelen estar condicionados por dichas campañas, la celebración de eventos de diversa índole es la que marca el registro de estos vuelos.

En cuanto a los destinos, el 40% de estas conexiones (792) se establecieron con el aeropuerto de Vitoria. Le siguió el de Barajas-Adolfo Suárez, en Madrid, con 150; y ya, en un número más reducido, el de El Prat, en Barcelona, con 60. El número total de aeródromos con los que se operó a través de este tipo de vuelos fue de 196. Algunos muy cercanos, como el de Jerez o Málaga, y otros tan exóticos como Bacau (en Rumanía) o Zadar (Croacia).

Por número de pasajeros (45.435 en total), de nuevo abril y octubre alcanzaron los mayores niveles. En abril se desplazaron 10.192 personas a través de vuelos chárter desde el aeropuerto sevillano, una cifra que llegaría a los 8.139 en octubre. La cifra más baja fue la de junio, con 744. Si se atiende al reparto de pasajeros por destino, se observa que hay menor diferencia que en la distribución por vuelos. Adonde más llegaron fue al aeródromo parisino de Charles de Gaulle, con 4.323, seguido del de Billund (Dinamarca), con 3.556; y Franz Josef Strauss, en Múnich, con 2.943.

El aeropuerto de Sevilla continúa trabajando para que desde sus pistas operen más vuelos chárter, no sólo por la captación de turismo y tráfico que suponen, sino, como reconoce su director, Jesús Caballero, porque sirven para sondear la posibilidad de establecer conexiones regulares. “Si tienen buenos índices de ocupación, las aerolíneas terminan convirtiéndolas en rutas convencionales”, apostilla Caballero.

El aeropuerto está interesado en captar, a través de vuelos chárter, el turismo internacional que llega a la costa de Huelva

Buena prueba del trabajo que Aena desarrolla en este ámbito es el intento de que San Pablo se beneficie del turismo internacional de sol y playa que llega a las costas onubenses. “Aunque Sevilla, de partida, no tiene ese perfil, desde el aeropuerto sí hemos visto que en nuestra área de influencia existe un importante potencial de desarrollo de este tipo de operativas”, explica el director del aeródromo hispalense. “Por tal motivo -abunda- una de las líneas estratégicas en las que venimos trabajando es en la captación de la touroperación que mueve el litoral de Huelva y que, habitualmente, utiliza el Aeropuerto de Faro, en el Algarve portugués, como puerta de entrada y salida”. Para lograr una mayor posición en dicho sector, y tras el trabajo conjunto desarrollado con las entidades encargadas de la promoción turística onubense, se han empezado a obtener logros importantes para el aeropuerto sevillano. Muestra de ello son los vuelos con Praga que operan en San Pablo en verano desde 2014 y que, con anterioridad, lo hacían desde el de Faro.

En la comparativa entre los diversos vuelos chárter se advierte la abismal diferencia en el número de pasajeros. Algunos apenas superan la docena y otros sólo transportan a dos o tres personas. Son los conocidos como aerotaxis, un tipo de avión con reducido número de plazas que se puso en servicio por primera vez en Sevilla en 2008, mediante una conexión diaria con el aeropuerto de Valencia. Tenía capacidad para cinco pasajeros, que debían pagar una media de 890 euros cada uno. Entre sus ventajas cabe destacar la información instantánea a través de móvil sobre la llegada, partida y posible demora, así como el tiempo de espera en los aeropuertos, que se reduce a 15 minutos, ya que al utilizarse una terminal diferente no requiere de facturación ni de filtro de seguridad.

El número de pasajeros y operaciones de vuelos chárter fluctúa bastante entre un año y otro. Por ejemplo, en 2014 este tipo de conexión la usaron en San Pablo 185.666 pasajeros a través de 2.396 vuelos. En 2017 dichas cifras se redujeron a 51.284 y 1.924, respectivamente. En esta variación influyen varios factores, como el número de celebraciones deportivas o comerciales que atraigan a los sevillanos, lo que es más importante, al incremento de vuelos regulares, lo que lleva a prescindir del tráfico chárter.

Terminal del aeropuerto de Sevilla. Terminal del aeropuerto de Sevilla.

Terminal del aeropuerto de Sevilla. / Juan Carlos Muñoz

En este sentido, el director del aeródromo hispalense incide en que “cuantos más destinos tiene un aeropuerto cubiertos con rutas regulares, menos recurren los pasajeros a la contratación de vuelos chárter”. Las cifras del aeropuerto así lo reflejan. En 2014 los viajeros que transitaron por San Pablo en vuelos chárter representaron el 3,2% del total de los pasajeros comerciales. Ese porcentaje fue del 1% en 2017 y del 0,86% entre enero y octubre de este año. “Si echamos la vista atrás, veremos que justo en 2014 se produce un importante punto de inflexión en la evolución del tráfico en el aeropuerto sevillano. A partir de entonces, gracias al intenso trabajo realizado por Aena en colaboración con las instituciones locales, entramos en una importante dinámica de apertura continuada de nuevas rutas, lo que nos ha llevado a lograr registros históricos”, asevera Caballero.

Ejemplo de esta gran oferta es la temporada de invierno 2013/14, con 27 destinos cubiertos. Para la de este año las aerolíneas han programado 67 conexiones, la cifra más elevada que ha tenido el Aeropuerto de San Pablo. Vuelos que son posibles gracias a hubs (aeropuertos que las compañías usan como punto de transferencia para alcanzar sus destinos) como los de Frankfurt y Londres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios