Sevilla FC El freno en las salidas de descartes quita fuerza para buscar la guinda

Bergwijn se ejercita con el balón antes de un partido de Champions del PSV. Bergwijn se ejercita con el balón antes de un partido de Champions del PSV.

Bergwijn se ejercita con el balón antes de un partido de Champions del PSV. / Peter Steffen / EFE

Hasta el 2 de septiembre aún puede haber bastantes cambios en la plantilla del Sevilla. Julen Lopetegui está trabajando con 24 profesionales, en espera de que se defina el traspaso de Wöber al RB Salzburgo y la salida de Ben Yedder al Mónaco, más los canteranos Javi Díaz, Pozo, Bryan y Carlos Fernández. Y actualmente a Monchi le sobrarían una de esas fichas de profesionales para configurar la lista A de la Liga Europa, dado que tiene que dejar cuatro huecos para canteranos, dos de los cuales serían Sergio Rico y Jesús Navas, con Bryan y Pozo como candidatos principales a ocupar los otros dos. Y también hay que tener en cuenta la situación de Ben Yedder, cercano al Mónaco, lo que acerca a Rony Lopes.

Hay un número definido de tres excedentes con los tres futbolistas que no están participando en los amistosos: Arana, Gnagnon y Roque Mesa. Pero hay más descartables en el Sevilla, como Corchia, Sergi Gómez, Nolito.... Y debe haber más descartes para que Monchi pueda acometer alguno de esos matices importantes que quedan por hacer en la planificación. De momento, ese atasco frena cualquier tentativa de gran operación en el mercado.

El Sevilla realizó una oferta insuficiente por Bergwijn –titular ayer en el PSV-Den Haag– del mismo tenor que el Mónaco realizó la suya por Ben Yedder. Pero esto cambió en las últimas horas, con la doble operación de Ben Yedder y Rony Lopes abierta. El internacional holandés aparece ahora como una opción descartada. Rony Lopes es la alternativa apuntada desde Francia, en el trasfondo de la operación por Ben Yedder.

Uno de los clubes poderosos que estaban tras la pista de Bergwijn era el Bayern Múnich. Su primer candidato a reforzar las bandas era Sané, y la grave lesión del extremo del Manchester City, que será operado del ligamento anterior, acercó la opción de que los bávaros apretasen por el holandés. Pero el Bayern está ultimando la contratación de Perisic, cedido por el Inter con compra diferida al verano próximo, por un montante total de 30 millones de euros. Es decir, el Sevilla, después de que la Premier League dejase de ser una amenaza, se quitaría un fuerte competidor. Pero quizá no sea este tanto el problema como el susodicho atasco en la operación salida.

El caso de Wöber, que sin partir con el cartel de transferible está a punto de ser traspasado al Red Bull Salzburgo, es una clara pista de que en las tres últimas semanas de mercado puede haber cualquier cambio de pieza. Monchi quiere y debe rematar la planificación, en varios puestos. Y si es con una guinda, mejor. Pero de momento hay un colapso de fichas y eso le resta margen de maniobra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios