¿Quién manda aquí?

Las empresas digitales de referencia global adquieren un poder que teóricamente pertenece a los políticos electosLas redes sociales van siendo percibidas como sustitutivas de la autoridad pública.