Iglesias de Sevilla

Iglesia de San Buenaventura

  • En sus orígenes fue utilizado como centro de estudios del convento Casa Grande de San Francisco

Interior de la Iglesia de San Buenaventura. Interior de la Iglesia de San Buenaventura.

Interior de la Iglesia de San Buenaventura. / Belén Vargas

La Iglesia de San Buenaventura (Carlos Cañal, 30) pertenece al convento franciscano del mismo nombre, que fue fundado en el siglo XVII. En sus orígenes fue utilizado como centro de estudios del convento Casa Grande de San Francisco, que ocupaba la cercana Plaza Nueva. Posteriormente, sufrió numerosas remodelaciones hasta que fue expropiado. Los frailes franciscanos volvieron a él a finales del XIX.

Exteriormente el templo es sencillo, no así el retablo cerámico de la Virgen de la Soledad. Probablemente el más llamativo de Sevilla actualmente por su relieve. El interior del edificio presenta una planta rectangular con dos naves, ya que fue en el pasado ampliada hacia la calle Bilbao. La bóveda del crucero es de media naranja y está decorada con frescos de santos franciscanos por Francisco de Herrera el Viejo. También se representan los ocho principales doctores de la orden franciscana en otra bóveda.

Nazarenos de la Soledad de San Buenaventura en el interior del convento. Nazarenos de la Soledad de San Buenaventura en el interior del convento.

Nazarenos de la Soledad de San Buenaventura en el interior del convento. / Manuel Gómez

El altar mayor es neobarroco, fue realizado en el siglo XVI y procede del convento franciscano de Osuna. En su hornacina central se ubica una Inmaculada Concepción, conocida popularmente como La Sevillana. Dicha imagen fue tallada por Juan de Mesa y Juan de Astorga. A su lado está San Diego de Alcalá y San Buenaventura. El presbiterio también alberga varios lienzos de diferentes santos.

Hermandades que procesionan desde la Iglesia de San Buenaventura

La Soledad de San Buenaventura saliendo del convento. La Soledad de San Buenaventura saliendo del convento.

La Soledad de San Buenaventura saliendo del convento. / Manuel Gómez

La Hermandad de la Soledad de San Buenaventura procesiona desde la iglesia de este convento cada Semana Santa. La tranquilidad de la orden franciscana se rompe durante el Viernes Santo de cada primavera para que procesione la Virgen de la Soledad. Fue tallada en madera de cedro en 1851 por Gabriel de Astorga, hijo de Juan de Astorga. La corporación también cuenta con el Cristo de la Salvación, que fue realizado en 1935 por Manuel Cerquera Becerra pero no procesiona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios